Imágenes tremendas las que nos dejaba Telecinco en una de las últimas emisiones de su espacio de corazón por excelencia en la cadena de Fuencarral entre dos de sus rostros más conocidos como son María Patiño y Gustavo González.

Un cara a cara de lo más tenso y desagradable que arrancaba con sus enormes discrepancias sobre el asunto de las fotografías [VIDEO] del cantante David Bustamante y la televisiva Ares Teixidó. Concretamente sobre la hora a la que fueron tomadas esas imágenes defendiendo cada uno una postura que entraba en conflicto con la otra

Así pues, mientras la gallega aseguraba que éstas habían sido sacadas a las seis de la mañana, el fotógrafo la corregía y decía que no, indicando que sus fuentes "no te han contado la verdad".

A partir de ahí la colaboradora y presentadora, herida en su orgullo, se defendía como gato panza arriba vociferando que lo tenía "confirmadísimo".

Después de entrar en una discusión que quizás resultaba interesante para sus egos pero que poco o nada aportaba a la audiencia en relación al asunto que estaban tratando, dado que a la gente le da igual si fueron tomadas a las seis de la madrugada o a las ocho de la mañana, el tono iba subiendo hasta el punto de tener que requerirse la mediación de sus compañeros.

Y es que tanto para los principales medios de comunicación que tratan la actualidad televisiva como para los seguidores del programa de marras en las redes sociales, el forcejeo que estuvo a punto de provocar que ambos llegaran a las manos [VIDEO]. Algo que, por suerte, y dado que terceras personas mediaron rápidamente, nunca se llegó a producir.

Imágenes bochornosas entre Patiño y Gustavo

Sea como sea, lo cierto es que este tipo de programas vuelven a dejar una serie de imágenes bochornosas que vienen a dejar claro que, a veces, en televisión, o mejor dicho, en algunas televisiones, vuelven a traer al presente una sentencia tan arcaica como la de que "todo vale por la audiencia".

A falta de que ambos confirmen o desmientan si han conseguido arreglar sus diferencias por el bien de los espacios en los que ambos forman parte, lo cierto es que parece que las heridas en sus egos pueden acabar prolongándose durante todavía algún tiempo. En este sentido es el fotógrafo quien más tiene que perder, si atendemos al ascenso mediático en Telecinco de la gallega.

De momento, esta semana deben volver a coincidir en antena. A buen seguro que el tema de su discusión sale a colación. ¿Qué dirán? Aquí se lo contaremos.