Sorpresón por todo lo alto el que saltaba durante las últimas horas en relación a la pareja formada por Belén Esteban y su novio Miguel Martos con su nuevo distanciamiento que hace presagiar lo peor.

De hecho, solo hay que darse una vuelta por las principales cabeceras que tratan la actualidad de la crónica social española para darse cuenta de que la palabra empleada para definir por lo que están pasando tanto la colaboradora de Sálvame como su novio es "crisis", dejando bien a las claras que estos no pasan precisamente por su mejor momento.

Una crisis que tanto la rubia más famosa de España como el conductor de ambulancias habrían tratado de esconder por todos los medios a su entorno más cercano y que, tal y como revelaba en las últimas horas, el que fuera su representante y que sigue compartiendo amistades y conocidos con la de San Blas, Toño Sanchís, habría tenido como detonante una discusión más fuerte de lo normal.

Esta, tal y como recogen nuestros compañeros del diario ABC, habría estado provocada por la negativa de Miguel, o "el Migue", como le gusta llamarle cariñosamente a Belén, a querer casarse, al menos en estos momentos. Todo un jarro de agua fría para una Esteban que ya había venido vendiendo en televisión y las revistas del papel cuché que nada deseaba más que casarse y hacer padre por primera vez al que considera el verdadero hombre de su vida.

Esta reticencia a convertirse sellar su relación en estos momentos habría llevado a la dupla que hace apenas un mes paseaba su amor por la costa mediterránea y por Asturias a lo que podría haber sido una "gran crisis de pareja [VIDEO]" según el agente de famosos valenciano, quien ha puesto sobre la pista a los compañeros de los medios gráficos que desde que saltara la liebre no han dejado ni un segundo de buscar esa foto que pueda confirmar que el distanciamiento es total.

Belén Esteban podría sentirse más sola que nunca

Si tenemos en cuenta que hace apenas una semana que la colaboradora de Telecinco [VIDEO] ha visto como su hija se lanzaba a la independencia forzada por la necesidad de estudiar alejada del foco mediático la situación de Belén Esteban, de confirmarse que la crisis con Miguel va a más, sería especialmente delicada.

Y es que a nadie se le escapa que sin su hija correteando por los pasillos de su casa Belén Esteban podría estar sintiéndose más sola que nunca. Si algo parece que no le va a faltar a su lado son sus muchos amigos. Muchos de ellos compañeros en Sálvame.