Es un secreto a voces que la edición número 18 de Gran Hermano no está alcanzando las cotas de audiencia a las que nos tenía acostumbrados. Después de las presentaciones, la gala de nominaciones no destacó dentro de su franja. De la misma manera, el primer debate no logró el empuje que se espera del reality por excelencia.

La verdad es que pocos son los shows que consiguen sobrevivir tantas temporadas como Gran Hermano. Ya el año pasado, en la edición 17 se comprobó el desgaste de un formato que parecía imbatible.

Los fans tienen la solución

Los seguidores habituales han clamado la solución para la recuperación de la salud del programa.

Tienen muy claro que la vuelta de Mercedes Milá, sería el antídoto para el mal momento que está pasando el que fue uno de los buques insignia de Telecinco.

#ZeppelinLlamaAMercedes, se ha convertido en el grito de guerra de los twitteros para sugerir a la productora encargada del reality que vuelva la antigua presentadora. En cada mensaje se puede comprobar que se echa de menos a la presentadora.

Ya desde la pasada edición, cuando se anunció que Jorge Javier Vázquez sería el nuevo conductor del programa, un descontento generalizado inundó las redes. Parecía que pocas eran las personas capaces de concebir el programa más allá de la carismática Milá.

Cabe recordar que ya en la tercera edición, Milá renunció al puesto de mando y Pepe Navarro fue el encargado de dar la cara gala tras gala. En ese momento, el reality aún se mantenía vigoroso y sus datos de audiencia fueron muy positivos.

Gran Hermano 17: la edición maldita

No sólo el cambio de presentador afectó al transcurso normal del show en su edición número 17. Las continuas broncas entre los concursantes llevaron a la organización a llamarles la atención en más de una ocasión y dos abandonos forzosos trastocaron el transcurso normal de las galas.

Con la repesca, la intención de dinamizar la convivencia con el fin de agilizar las tramas y el interés de la audiencia, se vio truncada con la expulsión forzosa de Fernando. El participante fue obligado a abandonar la casa por introducir información del exterior, algo que está prohibido por la propia idiosincrasia del concurso.

Bárbara fue una de las protagonistas indiscutibles de la edición. Su carisma y su naturalidad la empujaron a convertirse en uno de los pilares fundamentales de las tramas. Por desgracia, decidió dejar el concurso después de ser notificada de la enfermedad de su padre.

¿Hay futuro para Gran Hermano?

Es pronto para saber cómo se desarrollará esta edición del concurso. Es cierto que el comienzo no ha sido bueno, pero aún quedan muchas semanas de convivencia a través de las cuales, la cadena y la productora pueden realizar mejoras para satisfacer a los espectadores.

Lo que parece claro es que los seguidores del formato reclaman la vuelta de mercedes mila y del famoso 24 horas [VIDEO] a través del cual podían estar al tanto de todo lo que ocurría dentro de la casa más famosa de España.