La vida de Andrea Janeiro, más conocida como Andreíta, no volverá a ser nunca más como lo era antes de que el pasado día 20 de julio se convirtiera en mayor de edad y toda la protección que le acompañaba expirara repentinamente, saltando así al ruedo mediático del que ya forma parte de pleno derecho.

Algo que Belén Esteban siempre había tratado de evitar, algunas veces con más éxito que otras, y que ahora, dado el interés que genera en gran parte de los seguidores de la crónica social de este país, la tiene completamente desbordada viendo como en cuestión de poco más de un mes su vida es otra completamente distinta.

Una situación inevitable, pero que la joven cree que se podría atenuar si su madre y otros colaboradores de Telecinco evitan ponerla en el centro de la diana de la actualidad social.

Tanto es así que, tal y como recogía el portal "Vanitatis", cuando Andreíta rozaba los 18 años, tuvo su primera gran bronca [VIDEO] con su madre por este motivo.

Según la citada publicación, la hija de Jesulín de Ubrique habría "puesto freno" a su madre a la hora de mentarla en antena, en las revistas y en sus distintas intervenciones con la prensa pidiendo además que, en la medida de lo posible, hiciera todo lo que estuviera en su mano para que no se hablara de ella en televisión.

Una discusión que no habría perdido el tono que deben tener los careos entre hijos y padres, y que habría dejado poso en una Andreíta que, por otro lado y a las primeras de cambio, elegía marcharse a vivir a Birmingham con su novio para evitar que su vida se convirtiera en un auténtico infierno, para iniciar allí sus estudios universitarios.

Sin duda alguna, el poso que habría dejado ese enfado [VIDEO] con su hija ha sido importante. Tanto es así que ésta, además de evitar nombrar a su hija en Sálvame, habría pedido también a los colaboradores de este programa y a las firmas amigas en las revistas de papel cuché que por favor siguieran su ejemplo, ya que se trataba de la vida de una niña que quiere ser anónima.

Más recientemente, EsDiario hablaba de una nueva bronca entre madre e hija a raíz de la publicación de las primeras fotos subidas de tono de Andreíta y su novio, que se han convertido en la comidilla del final del verano. Según este diario, en el caso habría sido Belén la que habría llamado la atención a su hija por no parar a su novio a la hora de publicar según qué fotos en público. Un nuevo jaleo que ponía distancia entre ambas.

Andreíta, la palabra tabú de Sálvame

De momento, si bien parece que el tema es un auténtico tabú en Sálvame, dejando claro que el poso de aquello sigue latente, no es menos cierto que no son pocos los medios que tratan de seguir cada paso que la joven da en sus últimos días antes de instalarse en la ciudad inglesa de Birmingham.

Tal es el interés que ésta ha desatado que, según parece, son varios los paparazzis que podrían viajar hasta allí para seguir de cerca la nueva vida de la hija de Belén Esteban como adulta. Algo que será difícil que alguien pueda evitar.