El programa de corazón decano de la televisión española no para ni en vacaciones. Si algo funciona no se toca, al contrario, se estira como un chicle hasta que este no dé más de sí o hasta que la audiencia decida que es el momento de empezar a disfrutar de uno nuevo. Algo que por ahora no parece pueda llegar a producirse con Sálvame [VIDEO], respaldado por una auténtica legión de fieles.

Seguidores que en las últimas horas han descubierto a través de un descuido que, a pesar de lo que ellos pensaban, y tal como la cadena de Fuencarral ha tratado de ocultar de la mejor manera posible, el programa de verano que están viendo estos días no se está realizando en directo ni tampoco grabándose bajo la fórmula clásica del falso directo, es decir, grabándolo el mismo día pero no a la hora de emisión.

Un pastel que se descubría a través de redes sociales Makoke, pareja de Kiko Matamoros, quien no dudaba en subir una foto a su cuenta oficial en la que se le podía ver disfrutando en mitad de la sabana de un safari junto al colaborador de Sálvame [VIDEO], quien a su vez estaba apareciendo en ese mismo momento en antena.

Una situación que hacía saltar las alarmas de los seguidores 2.0 del programa de Mediaset España, copando las redes sociales con mensajes en los que mostraban su contrariedad al creer que, como sucede durante todo el año, el programa que estaban viendo correspondía a hoy mismo. Algo que, queda claro, no es así.

Con Kiko Matamoros y Makoke en Kenia disfrutando de unos días de vacaciones junto a sus hijos Javier Tudela y Anita Matamoros, quedaba de manifiesto que ni él ni el resto de los que estos días estamos viendo trabajan en la edición estival del programa están realmente en los estudios centrales de Telecinco.

Los errores que revelan que Sálvame verano está grabado

Algo que corroborábamos echando un vistazo a las cuentas en redes sociales de otros de los protagonistas del programa de estos días como Paz Padilla, quien se encuentra pasando unos días de desconexión total del mucho trabajo que esta viene acumulando en los últimos meses en la localidad gaditana de Zahara de los Atunes, donde se encuentra también acompañada por su marido y por su hija Anna Ferrer.

Por si todo esto fuera poco, en una de las últimas grabaciones, era María Patiño quien metía la pata hasta el fondo después de espetar en mitad del programa un "bueno, luego esto se corta, ¿no?" que a la vista ha quedado patente, no fue editado. De directo, nada de nada.