Llega agosto, mes de calor por excelencia y con ello la temperatura en "#Sálvame" parece haber comenzado a subir unos grados. Con el dueño del cortijo Jorge Javier Vázquez, de vacaciones, la cosa parece más descontrolada que nunca tras unas semanas en las que las sensibilidades de todos parecen estar a flor de piel.

Si hace unos días era Belén Esteban la que anunciaba una serie de demandas para aquellos que se habían pasado de la raya con su hija Andreíta, el carrusel de requerimientos parece no tener fin después de que otra de las colaboradoras, como es el caso de Mila Ximénez, haya anunciado que en las próximas horas va a demandar a un compañero y a una compañera de cadena.

Hablamos en primer lugar de Jordi Martín, de quien la periodista ha asegurado es temido por muchos de sus compañeros y famosos por los compincheos que este tendría y que llevaba al reportero gráfico y colaborador de la mesa del programa a advertir a Mila que tiene "mucha mierda guardada" y que tras operarse la cara lo que debía hacer ahora era "operarse el alma".

Unas declaraciones que para la ex mujer de Manolo Santana sólo podían ser entendidas como una amenaza, por lo que la próxima notificación que Jordi recibiría de ella sería, de nuevo, de un juzgado. De la misma manera, hacía extensible que sus abogados iban a seguir por esa misma línea de denuncias con la presentadora de "Cazamariposas", Nuria Marín la flamante presentadora de "Mad in Spain" a quien considera cómplice de las palabras de su compañero.

David Bustamante carga contra Jordi Martín

Además de la demanda que podría llegarle en cuestión de unos días al reportero gráfico y colaborador múltiple de Telecinco, no hay que descartar que al fotógrafo también le caiga una de parte del cantante David Bustamante, quien si al principio reconoció la agresión a María Patiño, luego ha negado haber agredido al paparazzo y que considera intolerable que se le persiga más allá de su actividad pública.

Mientras se empiezan a cocinar todas estas demandas, las últimas horas calentitas en Telecinco tenían a otra mujer como protagonista, la actriz Sonia Monroy, quien el pasado sábado se pasaba con sus palabras hacia miembros del programa y que se marchaba por la puerta de atrás a "grito pelado" y llevándose por delante todo lo que encontraba por el camino.

La cosa en Telecinco parece estar más tensa que nunca en un verano marcado por las muchas cuentas pendientes entre colaboradores e invitados a los programas de corazón de la cadena. #MilaXiménez