Malos momentos los que está atravesando en los últimos meses #Kiko Matamoros . Desde que comenzase el año 2017 las malas noticias se han venido agolpando a su alrededor hasta el punto de que actualmente el colaborador de tertulias de Telecinco asegura sentirse hundido.

A la revelación del Ministerio de Hacienda de su deuda con el fisco español de un millón de euros, tal y como reveló la lista de morosos de Montoro, se han sumado los problemas de su hijo Diego con la justicia, el distanciamiento intermitente con su hija Laura Matamoros y más recientemente; el vacío al que le han estado sometiendo, según sus propias palabras, en "#Sálvame", el programa en el que este trabaja a diario.

Así lo revelaba en su última entrevista concedida a su amiga Chelo García Cortés para una revista de corazón y que conseguía que el marido de Makoke se quitase la coraza que siempre le acompaña en antena y se abriera en canal para mostrar su lado más personal y vulnerable, como al final ha conseguido la veterana periodista.

En un momento dado, y tras confesar que se siente "incomprendido" entre sus compañeros de trabajo y de reconocer que está "saturado" de sus actuaciones televisivas llega a confesar que, si sus deudas se lo permitieran dejaría ya mismo su papel en Sálvame, algo que en estos momentos se está ya planteando muy seriamente.

Si bien no duda en elogiar el cariño que muchos de sus compañeros le han llegado a dar cuando le han visto con el estado de ánimo tan bajo como lo tendría ahora mismo, tampoco tiene problemas para reconocer que se siente "aislado" e "incomprendido" por parte de muchos de los responsables del programa.

Tras muchos años de exposición mediática, llegando a ser protagonistas de muchas historias tanto él como su familia, estas les han ido afectando y dejando un poso de dolor difícil de curar, Kiko habla de heridas sin cerrar que supuran tanto en su persona como en su entorno más cercano.

Kiko Matamoros carga contra Belén Esteban y contra Mila Ximénez

Si hay dos compañeras de mesa en Sálvame con las que parece no puede más, estas son Belén Esteban y Mila Ximénez. De la primera asegura que es incapaz de perdonar a las personas que en el pasado han dudado de ella o la han atacado, más allá de que puedan llegar a corregir alguna de sus trasnochadas opiniones. De la segunda, asegura que ya nada de lo que esta le diga le hace daño. Ya la conoce. O mejor dicho, ya las conoce a ambas y sabe quiénes son ellas y quién es el.