La audiencia de Supervivientes sigue consternada tras el ataque de un pulpo a José Luis en las últimas horas. Durante una de sus múltiples incursiones acuáticas, el que fuera concursante de MasterChef fue asaltado [VIDEO] por un cefalópodo que no dudó en engancharse en la zona alta de la espalda, llegando a colocar algunos de sus tentáculos en la nuca, provocando un gran susto al concursante del reality show y el resto de sus compañeros.

José Luis, presa del pánico por el ataque del pulpo

Por unos instantes, el pánico se apoderó de José Luis que, poco a poco, consiguió quitarse de encima el animal y devolverlo al mar para retornar rápidamente la arena y volver con sus compañeros, donde también se encontraban ya algunos de los médicos del programa.

Y es que, los ataques de los pulpos, si además de agarrarse tienen tiempo para morder, deben ser revisados rápidamente por un especialista médico para certificar el alcance de la picadura del animal.

En este sentido, los profesionales médicos recuerdan la importancia que tiene lavar rápidamente la zona donde el animal ha estado enganchando para reducir las consecuencias de una mordida de pulpo que, habitualmente, causan ardor y dolor. En otras ocasiones, y cuando la picadura del animal produce ciertas reacciones alérgicas -siendo en estos casos cuando más cuidado hay que tener- es necesaria la rápida intervención para evitar que aparezcan síntomas como malestar, fiebre, tos o diarrea, entre otras.

En principio, en el caso de José Luis, al menos por ahora, no se habrían presentado ninguno de estos síntomas, si bien habrá que esperar durante las próximas horas para ver si el animal, además de posarse sobre el superviviente, llegó o no a realizarle alguna picadura.

Laura Matamoros, más cerca de José Luis

Otro de los acontecimientos que ha tenido a José Luis como protagonista ha sido el cambio de cara de Laura Matamoros respecto a su persona. Después de haber sido una de las concursantes más hostiles hacia él durante todo el concurso, en las últimas fechas, coincidiendo con la carta que le envió su padre Kiko Matamoros con una serie de recomendaciones, ha habido un acercamiento que ha servido para apaciguar los ánimos en la isla.

De momento, parece, Laura está de tregua tanto con él como con Alejandro Caracuel. La final asoma en unos días y es mejor mostrar tu mejor cara que no la de cascarrabias. El cambio de estrategia es más que evidente. Ahora le toca valorarlo a la audiencia.