La noticia era esperada desde hace unos meses: al final, los cinco álbumes que ha publicado la estrella del pop a lo largo de su carrera profesional -a pesar de que ha tenido un enfrentamiento que tuvo la cantante sobre la cantidad económica sobre lo que reciben los artistas por derechos de autor- vuelven a estar disponibles tanto en la todopoderosa #Spotify como en otras plataformas de streaming como son Pandora, Tidal o Amazon después de estar varios años completamente ausente.

El sello discográfico que es propiedad de Taylor Swift, la conocida Big Machine, en el pasado año 2014 decidió eliminar todas las canciones publicadas por la artista en las redes de streaming poco después de que llegase al mercado su último álbum "1989" y estar ausente de esta nueva forma de distribución de música.

Incluso hace unos años Taylor Swift se enfrentó a Apple Music (no paga a los artistas durante el período de prueba de la suscripción que tiene una duración de 90 días), pero llegó a un acuerdo después de protagonizar distintas campañas para la plataforma de Apple y el problema se solucionó.

Han pasado casi tres años desde que la cantante Taylor Swift decidiese retirar todas sus canciones de las susodichas plataformas decidiera quedarse al margen de una nueva manera de distribuir la música. Lo ha hecho con la excusa de que su último trabajo discográfico "1989" ya ha vendido diez millones de copias en todo el mundo. Por esta razón para agradecer a todos sus seguidores el gran apoyo que ha recibido a lo largo de estos años,ha tomado la decisión de subir todo su catálogo a su disposición en todos los servicios de streaming más importantes del mundo.

En 2014 se quejó de las tarifas musicales

Taylor Swift, en 2014, dió un golpe encima de la mesa ya que no veía justo lo que se pagaba a los artistas por sus canciones en este tipo de plataformas que se están quedando con la distribución de la música. Taylor Swift se mostró muy guerrera, clara y segura.

Y a lo largo de tres años era imposible encontrar algunas de sus canciones en estas plataformas de distribución de música. Finalmente, ha tenido que acabar cediendo y aceptar que sus canciones deben estar disponibles en esta clase de plataformas digitales ya que son el futuro de la música.

Hoy en día cualquier artista recibe muchos más ingresos gracias a los conciertos que organizan que por los discos que venden y Taylor Swift ha tenido que aceptarlo ya que ha sido una de las pocas cantantes que se ha enfrentado a este tipo de plataformas