Muy lejos queda ya aquel Kiko Hernández que acumulaba sus primeros planos en televisión en el estreno de Gran Hermano 3 con Pepe Navarro como presentador de aquella edición y sin que nadie supiera en lo que ese joven iba a convertirse en la siguiente década.

En poco tiempo el madrileño pasaba de colgarse la etiqueta de ex gran hermano a ser un colaborador más en Telecinco, ganando adeptos y extendiendo una red de informantes que, a día de hoy, le han llevado a convertirlo en el colaborador masculino más importante de la cadena de Fuencarral.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

En paralelo a su actividad televisiva, Hernández ha ido dedicando su poco tiempo libre a otros menesteres lucrativos como lo son sus columnas en Diez Minutos, sus entrevistas en QMD!, sus entradas en la web de Telecinco, además de su labor como conductor de 'Acompáñame Deluxe' con el que va girando por España.

A estas actividades hay que sumar también su papel como oficiante de bodas, por las que Beatriz Cortázar aseguraba este recibía 700 euros por cada una, que se le añadían a su nómina como director de comunicación de la Quinta Los Rosales en Toledo.

No menos curiosa es su labor como imagen del bingo Las Vegas o de los colchones de alta gama Tu Envidia, por lo que éste, obviamente, seguirá recibiendo su elevado caché y que le han ido ayudando a forjar su propia fortuna que ya sería millonaria tras cruzar el umbral del millón entre 'cash' y bienes inmobiliarios.

Más personal aún es su labor al frente de su propia tienda 'Kikoshop', que le ocupa también una gran parte del tiempo que sus recién nacidas no le absorben, lo que en los últimos tiempos le ha llevado a dejar parada en parte tanta locura para poder estar cerca de sus pequeñas.

Vídeos destacados del día

Kiko Hernández y sus inversiones

Según datos de Periodista Digital, al salario que rondaría los dos cientos mil euros anuales que percibiría por parte de Mediaset España por sus apariciones televisivas, todo lo demás que hemos ido comentando en esta entrada le supondrían otros cien mil euros más cada año, lo que estaría detrás de algunas de sus inversiones inmobiliarias que hemos conocido en las últimas fechas.

Por un lado, el que fuera agente inmobiliario tras sus inicios como camarero dispondría de la famosa 'Villa Chatín'. Un palacete de 500 metros cuadrados con seis dormitorios, piscina, gimnasio y estatuas griegas situada en las afueras de Madrid, tal y como desveló Vanitatis hace un tiempo. Ya en el centro, según las mismas fuentes, éste poseería otros inmuebles como el piso que tendría en Chamberí de más de 100 metros cuadrados. Al agente todavía le queda algo de inmobiliario. Su fortuna, no deja de crecer.