El polémico Risto Mejide y su mujer, Laura Escanés, tuvieron mucho cuidado a la hora de organizar su mediática boda.

La única razón era la millonaria exclusiva que tenían con la revista #Hola! que les venía muy bien, ya que, las cuentas de Risto no son tan boyantes como podríamos imaginarnos.

Pues bien, no van a recibir la cantidad monetaria que pensaban, un/a invitado/a les ha reventado la millonaria exclusiva, en el último momento, al publicar en Twitter una imagen de la pareja vestidos de novios, algo lejana y de poca calidad, pero suficiente para que la revista Hola! decida no pagarles lo pactado, ya que se les ve perfectamente, al no cumplirse el contrato de exclusividad que habían firmado hace varios meses.

En una búsqueda casi desesperada por proteger la intimidad del enlace, la pareja dió instrucciones muy precisas a sus invitados, un número cercano a los 500, para que no subieran imágenes que pudieran revelar algún tipo de detalles del enlace en sus perfiles de redes sociales.

Pero, alguien no quiso respetar la idea de la pareja y el día anterior de la publicación del número especial de la revista Hola! (la publicación decidió adelantar su edición a este lunes, en vez del miércoles) ya circulaba una imagen en Twitter, en la que se podía ver el vestido de la novia (el secreto mejor guardado y mejor pagado).

Incluso, ya se ha podido ver una imagen del menú de la boda (se hizo público en el espacio "Socialité de Cazamariposas" de Telecinco, el pasado domingo).

Conociendo al publicista, ya estará buscando a la persona que les ha traicionado y ha provocado que las imágenes de su boda vayan a la baja, a pesar de todos los esfuerzos que han realizado a lo largo de estos meses.

Vídeos destacados del día

Una mala noticia tanto para la modelo como para el presentador que todavía están recuperándose de la gran fiesta que han celebrado, incluso, Laura subió una foto a su perfil de Instagram con resaca.

No es la primera vez que una pareja famosa es traicionada por sus propias amistades al subir imágenes a sus perfiles, por ejemplo, eso sucedió en la boda de colaborador televisivo Kiko Matamoros y Makoke, lo que implicó una reducción drástica en la exclusiva compartida por dos revistas.

El único que logró evitar este problema ha sido Kiko Rivera y su esposa Irene Rosales, ya que, ningún invitado/a colgó fotografías en sus redes sociales ni facilitaron información a los paparazzis y cobraron la exclusiva íntegra. #LauraEscanes #Televisión