María Teresa Campos acaba de sufrir un #ictus del que se está recuperando; pero, parece que es consecuencia de una etapa muy complicada en su vida, sobre todo, a nivel económico y laboral.

La famosa presentadora, que en su día fue la reina de las mañanas, se ha quedado sin programa (se ha cancelado el espacio "Qué tiempo tan feliz") y sus problemas con Hacienda siguen: debe la friolera de 800.000 euros unido a que sus ingresos se han reducido de forma alarmante.

El último año, a nivel profesional, María Teresa Campos ha sufrido mucho estrés ya que su programa de fin de semana, donde tenía a todos sus amigos y familiares en nómina, caía en audiencia hasta que Paolo Vasile tomaba la decisión de cancelar el programa tras ocho años en parrilla.

Por el momento, sólo le queda la sección de Sálvame, una vez a la semana, en la que trata temas políticos o de actualidad con Jorge Javier Vázquez. Por otro lado, a pesar de la gran audiencia que tuvo, el reality de las Campos no se ha renovado -vivió mucho estrés durante los meses que estuvieron las cámaras en su casa-.

Además, la veterana presentadora no estaba de acuerdo con el tratamiento que habían recibido tanto ella como sus hijas y su pareja por parte de la cadena al emitir el reality, sobre todo, por los comentarios negativos hacia #Edmundo Arrocet. Otro disgusto fue hace unos meses con el susodicho, que fue fotografiado en compañía de otra mujer saliendo de su apartamento de soltero.

Sus problemas con Hacienda vienen arrastrándose desde el año 2012, ya que, según ella misma dijo, tenían distintos puntos de vista sobre como liquidar la declaración.

Vídeos destacados del día

Y, por otro lado, tenemos a su hija Terelu, que también está viviendo unos importantes problemas económicos: habría tenido que rehipotecar, por cuarta vez, su archiconocida vivienda en la localidad de Aravaca (Madrid) por la cual paga la friolera de 5500 euros al mes para hacer frente a una hipoteca de casi un millón de euros.

Y, ahora, ni siquiera es la presentadora, sustituta de Sálvame, ni tiene programa propio, por lo que su sueldo no es para tirar cohetes. Y no debemos olvidarnos de que en el 2015 la familia vivió un momento terrible con la muerte de la hermana pequeña de la presentadora a causa del mismo tipo de cáncer que sufrió Terelu hace unos años y del cual, todavía, no ha sido dada de alta.

Sin duda, se puede decir que María Teresa Campos está pasando uno de los peores momentos de su vida. #maria teresa campos