Situado junto a la cadena de Fuencarral, el bar La Muralla se ha convertido en toda una institución para los trabajadores e invitados a Telecinco. Después de muchos años de abrir sus puertas personalidades de todo tipo se han dejado caer por allí dejando momentos memorables y habiendo sido testigos de numerosas broncas, reconciliaciones y hasta de la preparación de importantísimas exclusivas.

De apariencia humilde y trato fin familiar, es el sitio preferido por la pandilla de colaboradores de Sálvame, el programa decano de corazón la televisión española. Allí, las Belén Esteban, Mila Ximénez, María Patiño Chelo García-Cortés o los Kiko Hernández o Matamoros, cuando no los Jorge Javier Vázquez o Carlota Corredera, aprovechan para descansar minutos antes de que comience el show televisivo o para relajarse y comentar la jugada una vez el programa ha concluido.

Un local que lleva ya muchos años abierto y que ha saltado a la luz pública después de que la propia Telecinco haya decidido realizar un reportaje con uno de sus camareros en los que este ha contado algunas de las interioridades mejor guardadas de los colaboradores estrella de Mediaset España.

"Desde hace seis años trabajo aquí y no he visto ninguna gran pelea ni entre los de Sálvame no entre los de otros programas, al contrario, son muy buena gente", comentaba a la web oficial de Telecinco, Gonzalo, el camarero, quién confirmaba también que son tan agradables que no dudan en dejar generosísimas propinas.

En relación este capítulo, el camarero recuerda que quienes son más generosas en lo de dejar propina son tanto Mila Ximénez como Belén Esteban. Otros como Kiko son los más guasones, llevando las risas al centro de la mesa.

Mesa a la que no pueden faltar nunca frutos secos, dado que María Patiño los reclama en cada visita.

Antes de despedirse, Gonzalo, el camarero de La Muralla recuerda que muchos de sus clientes de nuevo cuño lo son porque acuden allí en busca de cazar autógrafo una foto con alguno de los colaboradores estrella de Sálvame. A pesar de que no tiene ninguna reseña en TripAdvisor, parece que la publicidad que les están haciendo desde el programa son suficientes para que poco a poco vaya aumentando la caja de este modesto y VIP restaurante. Sin duda que se lo merecen. A saber la de exclusivas que alguno de los miembros de su plantilla podría haber reventado de tener la lengua larga. Son gente humilde, no es su estilo.