Todo empezó en una conversación basada en suposiciones entre Marco Ferri, Aylén Milla y Alyson Eckmann. Finalizando la fiesta marciana que celebraron este martes en la casa de Guadalix de la Sierra, la pareja charló distendidamente junto a la americana sobre la relación de amistad entre ella y el italiano, y cómo la compaginarían fuera del concurso.

Marco le planteó la posibilidad a Aylén de que si la amistad con su amiga continuaba en el exterior, entendería que pudieran irse a solas a cenar sushi. Su novia respondió que no, y le planteó la situación inversa a su novio, es decir, si él se molestaría si ella se fuera a cenar a solas con un amigo.

Al italiano no le gustó la pregunta, considerando que su novia es “la típica tipa que, cuando algo no le gusta, quiere hacer una revancha”, y afirmó que su anterior pareja adoptaba esa actitud y acabaron mal, y se mostró molesto porque la argentina hasta ahora no había actuado así y estaba empezando a hacerlo.

La argentina decidió ejemplificar la situación afirmando que si ella se fuera a cenar con los nuevos amigos que había hecho en Chile en ausencia de Marco, éste se molestaría, algo que empeoró la reacción del italiano, que acabó sentenciando que “yo soy mucho más maduro que tú, esto suena a revancha”.

La conversación finalizó en ese momento, ya que Marco se marchó cabreado mientras Aylén se quedó a solas con Alyson, que trató de apaciguar la situación. Más tarde el italiano volvió y, aunque trataron de llegar a un punto común, se mostró muy molesto al considerar que él no es tan idiota como para que le siente mal que vaya a cenar con un amigo si se trata de una relación tan sana como la que mantiene con Alyson.

Vídeos destacados del día

Así finalizó la fiesta marciana organizada por GHVIP, con motivo de la prueba semanal ‘Invade como puedas’. Aylén lloraba mientras su anteriormente enemiga trataba de mostrarle comprensión y Marco se marchaba a dormir enfadado. Pero la cosa venía de lejos, ya que la argentina estaba molesta por la distancia que su novio mantuvo con ella durante la noche y la siempre para ella excesiva cercanía y confidencialidad que tuvo con Alyson. Tras unos días de ténue tranquilidad entre ambos, la tempestad parece volver temporalmente. No han resuelto sus problemas, los han pospuesto, y no pueden evitar acabar volviendo a ellos.

La relación continúa siendo una especie de microreality dentro del concurso que el resto de compañeros presencia con asombro, interviniendo para opinar y aconsejar a la pareja. Sin ir más lejos, Aída, tras presenciar la discusión, sentenció que Aylén saca lo peor de Marco y que su noviazgo está abocado a la ruptura. Por otro lado, Elettra parece distanciarse de su paisano a causa de la entrada de su novia.

La italiana considera que éste ha cambiado desde la llegada de Aylén, y no dudó en afirmar que los nominará a ambos. Cree que la argentina es un mueble y que no tiene identidad, no se ríe, no sabe nada de ella y tampoco ésta se interesa por nadie. Se siente decepcionada porque, tras acogerla en la casa, ésta se posicionó detrás suyo para que abandone Guadalix el próximo jueves, y además este martes Aylén les dijo tanto a ella como a Alyson que son las que más han engordado desde el principio del concurso, algo que también disgustó a la americana y que provocó que ésta afirmara que la nominaría también este jueves.