Kiko Hernández ya es padre, y lo es por partida doble después de que la madre de los hijos, que ha llevado a cabo un embarazo durante nueve meses a través de una gestación subrogada, conocido comunmente como vientre alquiler, diera a luz hace apenas unas horas.

Algo que se veía venir a principio de esta semana cuando el colaborador de Sálvame fue pillado por unos fotógrafos comprando ropa de bebé, de color rosa, una vez informado a través de las distintas ecografías de que lo que se le venía encima era por partida doble, doblando la felicidad del que fuera concursante de Gran Hermano.

Dos gemelas que llevan ya por nombre Abril y Jimena, dos nombres muy 'sabineros' que son los que compartirán los dos flamantes retoños de un Kiko que, una vez se iba a destapar la noticia, decidió compartirla con sus compañeros de programa entrando en directo al espacio de corazón de Telecinco por excelencia para que fueran ellos los que se quedaran con la exclusiva, como no podía ser de otra manera.

Era allí cuando relataba que el parto había ido a las mil maravillas y que, después de meses de charlas constantes y continuas con la madre comentando el parto había tenido oportunidad por fin de conocerla asegurando emocionado que esta era guapísima, por lo que a sus dos hijas se les venía un futuro de lo más halagüeño si la genética de la madre se imponía. De hecho, insistió en varias ocasiones sobre la belleza de la parte materna, a quien por ahora no conocemos pero que podría salir a la luz en las próximas fechas después de que sepamos que los paparazzi ya andan en su búsqueda en estos momentos.

En esa misma primera conversación sobre sus hijas, este confirmaba que estaban sanas, en perfecto estado y que sus nombres serían Jimena y Abril, además de querer insistir -veremos con qué suerte- que lo que estaba haciendo con sus compañeros hablando de su vida privada sería algo excepcional dada su felicidad contenida y por fin expulsada durante el tiempo de gestación.

Vídeos destacados del día

Veremos si consigue ahora celar su vida íntima. Seguro que no lo resulta tan sencillo ahora.