Sea como sea, lo cierto es que Ana y Carlos están a un paso del altar en 'Velvet'. La diseñadora ha tomado la decisión rápidamente cuando se ha dado cuenta de que su hijo, Alberto, está encantado con los cuidados y la atención que Carlos le otorga. Ana sabe que nunca querrá al piloto como quería al padre de su hijo, pero sigue intentando hacerse a la idea de que Alberto no volverá nunca más. Recordemos que el magnate al que da vida Miguel Ángel Silvestre fue dado por muerto cuando se estrelló el avión en el que se suponía que viajaba.

Descubrir la verdad impulsó a Cristina a aliarse con Carlos para tratar de hacer que Ana se convirtiese en su esposa antes de que también ella descubriese que Alberto seguía vivo.

Una misión nada fácil que se ha complicado con la enfermedad de Rita. Tan duro ha sido el palo que se ha llevado Ana que ha hablado con Carlos para posponer los preparativos del enlace. ¿De manera indefinida?

Y no soñaríamos con una boda si no supiéramos a ciencia cierta que Ana Ribera se vestirá de blanco. La pregunta que todos nos hacemos es, ¿con quién? Tantas son las posibilidades que cualquier cosa puede pasar en la temporada final de 'Velvet'. Entre ellas, que Ana no pueda romper su compromiso con Carlos y que decida dejar atrás a Alberto a pesar de que descubra que llevaba vivo todo este tiempo. ¿Será entonces Alberto también capaz de renunciar al amor de su vida y a un recién descubierto hijo?

Lo que también barajamos es que Ana acabe por saber toda la verdad, que fue Carlos el que le ocultó lo que él siempre supo sobre el verdadero paradero del padre de su hijo.

Vídeos destacados del día

Ana también habría de descubrir que Cristina se alió con Carlos para separarla de Alberto para siempre e intentar ser ella la que ocupase su lugar en la vida de Márquez.

Aunque lo cierto es que con lo que soñamos todos los seguidores de 'Velvet' es con un 'sí quiero' alto y fuerte de Ana y Alberto, los dos protagonistas de una de las ficciones más exitosas de Antena 3 y que muy pronto llegará a su fin. ¿Colmarán los guionistas nuestras expectativas? Con el tiempo lo sabremos.