Informábamos ayer aquí del estreno de la nueva temporada de la magnífica serie 'Merlí' en TV3, que pese a sus audiencias modestas en La Sexta (por la dura competencia a la misma hora), dejó huella, y su consumo posterior por streaming y plataformas como YouTube la convirtió en serie de culto con miles de seguidores.

Ahora, a su vuelta, un éxito, con el añadido de los seguidores antes mencionados, repartidos por medio mundo, que han seguido el capítulo por la web de TV3 sin importarles para nada la barrera del idioma, ya que la TV pública catalana la emite en su VO catalana, con algunos personajes de habla castellana, como los parientes de Pol.

Además, los acertadísimos nuevos personajes de las nuevas tramas han encantado a los seguidores, sobre todo el de Oksana (Laia Manzanares), la chica ucraniana, que entra sin complejos y rompiendo con los estereotipos de chica de rompe y rasga, a la cual los chicos sólo ven como una máquina sexual.

Millán (Ferran Rañé) aparece como un tipo entrañable y cercano, y Coralina (Pepa López), que aparece al final del capítulo, empezará a revolucionar la clase como lo hizo antes Merlí, con su labia sarcástica al más puro estilo Rosa Maria Sardà.

Acabado el capítulo, en Twitter, donde llegó a número 1 en Trending Topic, muchos decían “Qué ganas tengo de que llegue el próximo lunes” para ver el siguiente. Alguien comentó “Esperar una semana para volver a ver ‘Merlí’ es peor que las novelas de Moccia”, recordando la puya, sin pelos en la lengua y sin piedad, que Merlí dedicaba en el capítulo a las cursis novelas del escritor italiano, llevado al cine repetidamente. Uno dijo en un tuit: “Sólo por la castaña que le ha arreado el Merlí a las mierdas de libros hiperglucémicos de Moccia, vale la pena la temporada entera”, uno de los pocos tuits críticos con la calidad de la serie, en medio de la casi total unanimidad a su favor.

Vídeos destacados del día

Sobre Oksana, uno dice que “es la versión femenina de Merlí”. Otro decía que “espero que Pol y Bruno no tarden en liarse otros nueve capítulos, como en la anterior temporada”, recordando el memorable polvo entre ambos de la primera temporada, que ahora no existe por que Bruno, en sus vacaciones en Roma, se echó un noviete italiano.

La mayoría de tuits eran en castellano, por lo que se habían añadido al visionado del capítulo muchos que la seguían por La Sexta. “Estoy colado por esta serie”, dijo uno desde Venezuela, por lo que demuestra que Merlí ha roto fronteras, gracias a que se hizo un doblaje en español latino para aquellos países. Además, en los capítulos colgados en YouTube en VO catalana, ya obtuvo halagos incluso desde Chile, diciendo que podían entender los diálogos en catalán.

Sobre la trama, uno dijo “Me encanta como en 40 minutos han tratado los roles de género, la toxicidad en las amistades y el privilegio de poder estudiar”, ya que, como es habitual, el argumento no se queda en cuatro cositas, pese a su aire de ligereza.

Y sobre las quejas que cuando su pase por La Sexta tuvo, por lo del doblaje, uno dice “Considerando muy seriamente aprender catalán para no tener que esperar a que los emitan doblados”, recordando cómo muchos castellanohablantes eligieron la VO subtitulada en Atresmedia para ver la serie.