Aunque la final la pudimos ver hace apenas unas horas, ya ha pasado un tiempo largo desde que se produjo la grabación del programa con el que Mediaset ha plantado cara dignamente a Antena 3 y su Casados a Primera Vista en las noches de los lunes, dedicadas al amor en la Televisión española.

Después de un tiempo tras su participación en Un Príncipe para 3 princesas son muchas las cosas que han sucedido con las princesas y vamos a tratar de contároslas todas.Como ya saben los seguidores de este programa, Yiya finalmente decidió quedarse con Borja. El que fuera su preferido desde el inicio fue finalmente el escogido en una ceremonia en la que las palabras de la morena de ojos claros no dejaron para nada claro si había llegado a enamorarse o si simplemente le iba a dar una oportunidad para ver si se quedaban en amigos o si pasaban a otra fase.

Pues bien, parece que finalmente estos sólo han podido mantener la amistad y nunca llegaron a mantener una relación sentimental como parecía podría surgir en un principio.

En cuanto a Marta, la espectacular rubia, decidió marcharse sola. Después de darle muchas vueltas al coco, la guapísima princesa prefirió volver a su pueblo con su familia y no dejarse encandilar por ninguno de los chicos que no supo cómo camelarla durante el tiempo que duraron sus citas.

Aunque mantiene una buena relación con varios de sus pretendientes, la cosa no ha pasado de ahí. Dicen, sin embargo, que sí es más que amiga del cantante Antonio José que ganara La Voz en su última edición. 

Por último, en relación a Rym, la africana que decidiera marcharse de la mano de David Jaraba... también está sola. Una vez su favorito, el bombero, decidió abandonar antes de hora, la exótica pelirroja perdió la ilusión y decidió quedarse con el "menos malo".

Vídeos destacados del día

Y eso ya sabemos que es incompatible con el amor. 

Sin embargo, ahora que ambos viven en Madrid, aseguran ser muy amigos y haber disfrutado de las distintas emisiones juntos en varias ocasiones. Eso sí, sin opción a roce alguno. Como ven, no hubo suerte.