Kylie Jenner, con tan solo 17 años de edad, ya odia su vida, y es que con los cambios tan fuertes que se han producido últimamente no es de extrañar, y así nos ha informado el portal “Trome”, asegurando que la muchacha no ha logrado superar el cambio de sexo de su propio padre, Bruce Jenner. Así queda totalmente tumbado el mito sobre que su vida es completamente perfecta. Kilye ha querido mostrarse de esta manera en “Keeping Up with Kardashians” el pasado domingo.

En este preciso capítulo, la chica mantiene una conversación con sus hermanas Kourtney, Kendall y Khloe, lo que muestra que su novio Tyga, de 25 años, no es un buen apoyo para ella.

A lo largo de esta conversación, , se habla sobre el cambio de sexo al que se ha sometido el padre de Kylie y Kendall, aunque apenas llegan a profundizar en el tema dado que la joven se va sin querer hablar del mismo. A tanto llega la preocupación por sus hermanas, que incluso le han sugerido que se ponga en manos de profesionales y vaya a terapia.

No obstante, Kylie se niega en rotundo a hacerlas caso, ya que tiene claro que solo deben ir a ese tipo de sitios las personas que realmente así lo desean, por lo que no tendría ningún efecto positivo sobre ella. Muy rotundamente ha confesado que cada vez que pasan los días odia más su vida, y es que se le está haciendo muy duro asumir que su padre ya no volverá a ser el mismo que era. Kendall confirmó que ambas lo están pasando mal, pero que no manejan las cosas de la misma manera ya que su hermana reprime sus emociones.

Vídeos destacados del día

Incluso el propio padre es consciente de la difícil situación que está atravesando su pequeña, algo que le preocupa mucho y ante lo que hace todo lo posible por mantenerse a su lado y en contacto. Sin embargo, la muchacha prefiere alejarse de él y no hablar nada sobre el tema. Tal y como aseguró ella misma, sus hermanas tratan de animarla para que hable y se desahogue, aunque ella de momento no se siente lo suficientemente preparada para dar el gran paso. Una situación muy delicada a la que la familia tendrá que hacer frente en los próximos meses.