Ayer fue el último capítulo de la primera temporada del Ministerio del Tiempo, alrededor de 50.000 mensajes en Twitter, son una muestra de la cantidad de gente que estaba pendiente de este final que nos trasladó a la Residencia de Estudiantes de Madrid. Combinar en un mismo guión a Jordi Hurtado, a Federico García Lorca, a Dalí, Buñuel, el tenorio de Zorrilla y a los propios protagonistas de la serie cada uno con sus historias personales parece cosa de locos.

Y sin embargo, se trata de una locura que funciona y lo hace bien. El secreto de la eterna juventud de Jordi Hurtado nos ha sido revelado, su concurso "Saber y Ganar" es una misión del Ministerio del Tiempo, no se explica de otro modo su continua emisión en antena, ya hay internautas que piden que se le dé más protagonismo en la serie.

Pero para protagonismo ayer, el de la recreación que los autores del guión han hecho de uno de los máximos exponentes de nuestra literatura, Federico García Lorca. Imposible no enamorarse de un Federico que más que en el tiempo viajaba en los sueños, un visionario enamorado de un Dalí amante del dinero.

El sentimiento que emanaba Federico se reflejaba en su obra y por una vez no fue Amelia Folch, sino Julián el seducido por una personalidad cálida que invadió sus sueños y le regaló la sensibilidad de su poesía y su cariño. Un Julián dolido por no poder salvar ni a Federico ni a su mujer de las garras de su negro destino: "cuando se hundieron las formas puras bajo el cricri de las margaritas comprendí que me habían asesinado", palabras reales de Lorca que prefiguran su muerte.

Muchos somos los que tras este capítulo nos hemos quedado con las ganas de releer a Lorca "El sueño va como el tiempo, flotando sobre un velero. Nadie puede abrir semillas en el corazón del tiempo", y sobre todo con ganas de ver como se sigue desenvolviendo la historia del Ministerio.

Vídeos destacados del día

Javier Olivares, creador de la serie junto a su recientemente fallecido hermano (hay quien ve reflejada la despedida de Lorca y Julián en la que prematuramente se tuvieron que dar los hermanos), lo tiene claro, su objetivo para la segunda temporada de la serie es conseguir mantener el nivel de la primera. Y aunque reconocemos que no será sencillo no esperamos menos.