A todos nos encanta comer, sobre todo si nos hablan de un bue plato de arroz y un gran filete. Solo imaginarlo se nos hace agua a la boca, sin embargo todo en exceso no es favorable para el organismo. Sabemos bien que aunque el 80% de nuestro cuerpo está formado por el agua, igual necesitamos distintos nutrientes para poder obtener más energía, la cual aprovecharemos de distintos alimentos y frutas que nos provee la naturaleza.

La polémica que existe sobre el consumo de carne no es algo que sea nuevo, este hecho se ha cuestionado y estudiado desde diversos ángulos.

Independientemente de que mayormente esta disputa es expuesta por lo vegetarianos y veganos, se hicieron estos estudios para conocer los riesgos que este alimento aporta al organismo al igual que la parte positiva, porque bien sabemos la población que consume carne es bastante grande.

Aportes de la carne

Según los expertos y los diversos estudios realizados se puede garantizar que la carne tiene un alto porcentaje de hierro. Permitiéndole al organismo producir hemoglobina, este es fundamental para asimilar el oxigeno de las células, mayormente este mineral es aportado por las ostras y las carnes rojas. Debemos recordar que cuando nos ejercitamos el consumo de alimentos altos en proteínas es esencial esto se debe a que aporta nueve aminoácidos a nuestro organismo mientras no se exceda la cantidades recomendadas por el nutricionista.

La carne es una excelente fuente de proteínas y garantiza un buen estado de salud, que va mas a allá del muscular, es decir que aumenta la densidad ósea de nuestro cuerpo. Causando menor riesgo en fracturas. De la carne obtenemos vitamina b12 que ayuda a mantener óptimo el sistema nervioso.

Consumo elevado

Los riesgos que existen cuando consumimos carne se han difundido a lo largo del mundo, así como existen impactos positivos también tenemos los negativos y es imprescindible conocerlos ya que el consumo elevado de carnes rojas contiene una gran cantidad de grasas saturadas que no son saludables para nuestro organismo.

Si bien es cierto que aunque podamos deshacernos fácilmente de la grasa del queso con la carne no pasa lo mismo. Algunas carnes pueden incluso pueden desarrollar enfermedades como la diabetes y el colesterol elevado. Una persona debe consumir entre sesenta y cien gramos diarios ni más ni menos. Si bien es cierto que el consumo excesivo de carne es tan elevado como lo sería el de cualquier alimento, esto se debe a que debemos tener una dieta balanceada que combine diferentes nutrientes y en las cantidades necesarias.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!