¡Si! Aunque te cueste mucho creerlo, es así, si no lavas las sábanas de tu cama éstas se llenan de bacterias y te aseguro que luego de que leas este informe vas a ir corriendo a lavarlas, es que en estas se queda el sudor, las células muertas, el maquillaje, restos de productos para el pelo y saliva, lo que favorece al crecimiento de ácaros y bacterias. Un estudio que se realizó en Inglaterra, en la Universidad de Kingston, indica que una cama aloja hasta un millón quinientos de estos diversos insectos.

Así que comienza a tomar nota de las cosas a las que te puedes estar exponiendo si no lavas tus sabanas o la funda de tus almohadas, presta atención porque podrían no ser dulces sueños.

Estas son algunas de las cosas que podrían estarte sucediendo debido a las sabanas y fundas sucias: como alergias, ya que los ácaros son quienes provocan secreción, picor, estornudos o taponamiento nasal, del mismo modo que los problemas de asma.

Acné, porque al estar sucias las fundas las células muertas y el sudor de tu piel causan que se desarrollen espinillas y granos, por lo que no alcanzará con llevar una buena higiene y que te saques el maquillaje, así que por favor lava las sabanas. Las defensas se debilitan, al pasar esto hay más probabilidades de que se padezca dolor de garganta, bronquitis o gripe.

Además puedes respirar tu caspa, toda esa suciedad que acumula tu pelo la dejas en tus fundas de almohadas, como la grasa, la caspa o las escamas secas. Así que ya deja de exponerte de esta manera, que afecta a tu #Salud y también a tu belleza, y comienza a lavar a partir de este momento más seguido tus sabanas, te puedo asegurar que si lo haces comenzarás a dormir más tranquila y sin esa compañía de bacterias, tu salud no se verá afectada y tú te verás mejor y te sentirás mejor.

Vídeos destacados del día

Comienza a cuidarte, porque el tan solo hecho de lavar las sabanas es clave para el cuidado de nuestra salud; y recuerda que si quieres saber más de salud y belleza no dejes de leer todos nuestros artículos publicados. #Enfermedades raras #Calidad de vida