Susan Farmer es una mujer luchadora como todas, sin embargo tiene algo diferente a todas las demás, no había podido usar unos jeans desde su adolescencia. ¿Cuál es la razón? Presta atención a su experiencia y date cuenta que todos pueden lograr sus metas con esfuerzo y dedicación.

En 2014 Susan asistió a un show de TV para contar su caso y las metas que había decidido cumplir a partir de ese momento, en ese momento su peso era de 607libras (275kilos) y comentaba que tenía problemas para respirar y sabía que si tropezaba y caía al suelo nadie podría ayudarla a levantarse. Su condición emocional la llevó a tomar la decisión de bajar de peso para sentirse bien consigo misma y por supuesto por su salud.

Susan comentó que una vez que hubiera bajado de peso lo primero que haría sería comprarse un par de jeans. Aunque suene muy tonto, esta entusiasta mujer quería sentirse normal y caber en unos simples pantalones, ya que desde su adolescencia no había podido lograrlo. Gracias a un bypass gástrico (procedimiento médico que permite cambiar el proceso digestivo de la comida, haciendo que la persona se llene con poco consumo de #Alimentos) que se practicó luego de bajar unos kilos pudo emprender su camino al objetivo deseado.

1 año después Susan ya pesaba 340libras (154kilos) perdiendo casi la mitad del peso que tenían cuando se dio a conocer en el programa televisivo, pudiendo hacer una comparación en el mismo show, sin embargo, esa no era la meta que ella quería alcanzar, así que continúo hasta bajar 387libras (180kilos), por lo que se le siguió animando a que siguiera en la lucha.

Vídeos destacados del día

Al lograr bajar tan increíble cantidad de peso, se sometió a una operación que eliminase todo el exceso de piel estirada que tenía en su vientre y estomago. Finalmente esta valiente mujer pudo lograr comprarse sus fabulosos jeans y lucirlos sin miedo a verse o sentirse mal. Asegura que se siente bien consigo misma y que fue la mejor decisión de su vida.

Agradece a todos los que estuvieron allí para animarla y espera ser un ejemplo para todas las mujeres del mundo. Esta como otras historias inspiradoras motivan a esforzarse por cumplir los sueños aunque a otros les parezca tonto, lo importante es sentirse feliz y satisfecho consigo mismo y con los resultados logrados.

Gracias a Susan Farmer otras personas comenzaron a tomar mejores decisiones en su vida con respecto a su salud.