Kanye West no ha estado exento de controversia a lo largo de su vida pública. El multifacético personaje ha querido abarcar desde la Música hasta más recientemente la política, postulándose como candidato a la presidencia de Estados Unidos en las elecciones de este año.

Desde la mítica incursión contra Taylor Swift en los VMA de 2009, Kanye ha sido objeto de sátiras por su excentricidad. Actualmente por haber declarado orgullosamente que se ha votado a sí mismo, así como por la campaña promocional de merchandising que ha acompañado su candidatura, con sudaderas de estilo rapero, camisetas con el eslogan 'God Save America' y un mensaje de bienvenida a modo de salmo religioso en la página oficial de su campaña electoral.

Se rumorea que ni siquiera su mujer, Kim Kardashian, habría apoyado su candidatura, aunque sí habría recibido apoyo en estados donde la industria musical tiene más peso debido a su trayectoria como artista de música urbana pero no por sus propuestas políticas concretas ya que no persiguen una ideología concreta, a pesar de haberse posicionado a favor de Trump con anterioridad.

Sus propuestas políticas

Su primera intervención pública en el mundo de la política fue incoherente y con discursos inconexos al mostrarse a favor del aborto y en contra al mismo tiempo y diciendo que debería ofrecerse a las personas gestantes decididas a practicarse una interrupción del embarazo “un millón de dólares o algo así” como medida de disuasión.

Ataviado con un chaleco antibalas, también hacía declaraciones poco serias sobre la legislación de armas del país alegando que “disparar pistolas es divertido” y que si los ciudadanos americanos quedaran desprovistos de su derecho a usarlas, otros países podrían esclavizarles.

También se mostraba a favor del consumo de estupefacientes, proponiendo que la marihuana y otros derivados deberían ser no solo legales sino también gratuitos.

Un espíritu incansable

Votante primerizo, según el mismo Kanye ha reconocido, ejercía su derecho al voto para dárselo a sí mismo mientras narraba al segundo todo el proceso por sus redes sociales.

A pesar de haber conseguido la escueta cifra de 60.000 votos y no tener un programa electoral demasiado definido, Kanye West ha dado a conocer que no se rinde y que en algún momento ocupará el despacho oval de la Casa Blanca.

Así lo ilustraba desde su perfil de Twitter con el eslogan Kanye 2024 haciendo alusión a la fecha de las próximas elecciones.

Su silueta a contraluz de una pantalla con el mapa de recuento de fondo ha sido el bodegón escogido por el rapero para anunciar su infatigable deseo de llegar a la presidencia.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!