El Gobierno de España tendrá en cuenta las medidas de China para levantar el confinamiento. El reto sanitario que ha implicado la atención al desarrollo y expansión del Covid-19 en la sociedad española solo tiene precedente en las más grandes tragedias históricas. A esta hora se busca el acomodo y adaptación de la salud pública para menguar la curva tanto de infectados como de propagación, es la época de la retaguardia.

Se realizaran test rápidos para detectar asintomáticos

A pesar de haber tenido una estabilización en cuanto a la curva de fallecidos, ya superan los 15.000 españoles y españolas que sucumbieron ante el virus y son parte de las estadística amarga que hoy lamentan los españoles.La estrategia ahora va por buen camino, dentro de las medidas tomadas por el gobierno español para estar un paso adelante del virus está la de entregar y distribuir un millón de test rápidos a las comunidades autonómicas.

Con esto se busca saber la cantidad de personas infectadas con el Covid-19 y que aún no presentan sintomatología evidente. Asimismo, el Gobierno estableció un plan para ponerle el ojo a los posibles portadores del virus que sin presentar síntomas representan un riesgo potencial para sí mismos y su comunidad.

Las medidas primero se llevarán a cabo entre trabajadores de sectores esenciales

La medida está orientada a los trabajadores y trabajadoras de los sectores esenciales que no están cumpliendo el aislamiento por ser parte de un sector productivo o sanitario necesario para seguir llevando a cabo la lucha contra el Covid-19. Principalmente son asistentes en residencias para ancianos, enfermeras, médicos, transportistas, policías y todos aquellos ciudadanos que están expuestos por su rol y que son posibles portadores en la cadena de contagio.

A estas personas se les hará un test para determinar si están infectados con el virus y lograr cortar lo más posible la cadena de contagio. Para ello se dispondrán de un millón de test masivos que el Gobierno enviará por toda la nación. Acto seguido y como segunda medida está la de activar las infraestructura necesaria para garantizar el cuidado y aislamiento a las personas que den positivo pero que no requieren hospitalización.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez solicitó la mayor celeridad para tener resultados de los test masivos, además solicitó a los presidentes autonómicos un listado de infraestructura y espacios que puedan adaptarse para cuidar de los asintomáticos. Cabe destacar que el tipo de test que se utilizará tiene un porcentaje de detección de anticuerpos en sangre de un 64% para una persona que acaba de tener síntomas y de un 80% después del séptimo día de infección.

Las medidas están orientadas para la vuelta a la normalidad

Aunque el plan del Gobierno con estas medidas es la del retorno paulatino a la normalidad se debe saber que ese proceso llevará tiempo, inclusive si contamos con el precedente de China que logró parar el número de infectados con el aislamiento de su población y la implantación de unos 16 hospitales provisionales temporales, a las que llamaron 'arcas de Noé'.

El escenario político y social se va organizando y se espera que las próximas semanas sean de mayor importancia por parte de las comunidades autonómicas que aún no tienen acceso a las pruebas. Por otro lado, en la videoconferencia del domingo el presidente Pedro Sánchez reiteró a sus pares la determinación del Gobierno que las estadísticas sean fiables y homogéneas.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!