Publicidad
Publicidad

La jueza que lleva el caso de Eduardo Zaplana ha decidido dejarle en libertad por no existir riesgo de fuga, criterio bajo el cual, el ex-presidente de la Generalitat de Valencia estaba en prisión, ya que padece leucemia y el equipo médico considera que no es recomendable que el político vuelva a la cárcel.

Eduardo Zaplana llegó a ser ministro de Trabajo

Eduardo Zaplana, que también llegó a ser ministro de Trabajo, quedará en libertad provisional a lo largo de las próximas horas. Así lo ha decidido la jueza que se encarga del conocido como “caso Erial” según ha comunicado la familia de Zaplana a la agencia EFE. La jueza ha tomado esta decisión ya que, actualmente, no hay riesgo de fuga por lo que no habría sentido a que el político se mantenga en prisión preventiva.

Publicidad

Eduardo Zaplana estaba en prisión desde el pasado 24 de mayo y el 18 de diciembre fue ingresado en el Hospital La Fe de la ciudad de Valencia a consecuencia de la leucemia que sufre. Por esta razón, los abogados del ex-ministro han solicitado a lo largo de estos últimos meses que existe un riesgo “vital” si el político seguía en prisión.

El pasado mes de mayo, la jueza acordó que Eduardo Zaplana estuviera en prisión provisional, sin fianza y comunicada, tras ser detenido dentro de una investigación por presuntos delitos de blanqueo de capitales, prevaricación y malversación de fondos públicos.

A lo largo de las últimas semanas, incluso, algunos familiares de Eduardo Zaplana organizaron una recogida de firmas a través de varias redes sociales para conseguir que la jueza dejase en libertad al ex-ministro por presión popular.

Publicidad

La jueza ha incautado más de seis millones de euros a Zaplana

Eso sí, la jueza se ha incautado de una gran cantidad económica proveniente de cuentas bancarias en Suiza: una cantidad que supera los seis millones de euros. La jueza considera que el 90% de ese dinero proviene directamente de las actividades no legales del ex-ministro de Trabajo y de sus testaferros. Además, tanto el riesgo de fuga como el riesgo de destrucción de pruebas ha desaparecido en estos meses.

Aunque no se le ha solicitado una fianza, la jueza si ha exigido la entrega del pasaporte además del hecho de que el ex-ministro de Trabajo tendrá que firmar cada lunes en el juzgado más cercano a su domicilio. El político tendrá que seguir el mantenimiento que lleva desde el pasado mes de diciembre en el Hospital La Fe de Valencia y será su hematólogo quien indique si puede desplazarse o no.

Publicidad