Tras los escándalos de los másteres de Cristina Cifuentes, Pablo Casado y Carmen Montón, que ha precipitado la dimisión de la ministra, los ojos se vuelven ahora hacia la tesis doctoral del presidente Pedro Sánchez. Ha sido el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien en la primera sesión de control en el Congreso tras el verano, ha pedido al socialista que deje de vetar su ley de transparencia universitaria y haga público su trabajo para "disipar las dudas".

La sombra de sospecha se cernió sobre la tesis de Sánchez cuando el ex ministro de Zapatero Miguel Sebastián aseguró en privado -hecho desmentido luego por él tras hacerse público- que la mayor parte del trabajo fue elaborado por su departamento.

"El 90 % del libro se lo hicimos en el Ministerio de Industria", habría dicho, según reveló el digital Vozpópuli en abril de 2017.

Ni está digitalizada ni es de acceso público

El caso es que la tesis, que se titula Innovaciones de la diplomacia económica española: Análisis del sector público (2000-2012) y tiene 342 páginas, ni está digitalizada ni es de acceso público. En la base de tesis doctorales Teseo, solo se encuentran los datos básicos del documento y un resumen del mismo. El único ejemplar físico que existe se halla en la biblioteca de la Universidad Camilo José Cela, donde estudió Pedro Sánchez. Pero, si no se está matriculado allí, es bastante difícil consultarlo.

Cuenta El Mundo que el presidente Sánchez leyó la tesis doctoral el 26 de noviembre del año 2012 y que tardó solo dos años y nueve meses en realizarla, cuando lo habitual es pasarse unos cinco años investigando.

Por ella recibió un cum laude, la máxima nota. Después, obtuvo el doctorado en Economía y Empresa. Durante buena parte del tiempo compaginó ese trabajo con sus labores de diputado en el Congreso.

La universidad detecta un 15% de coincidencias con otros textos

El Español de Pedro J. Ramírez publica hoy que la universidad ha investigado el caso. La institución ha llegado por el momento a la conclusión de que no hubo plagio.

A través de un programa informático, solo se han detectado un 15% de coincidencias con otros textos, algo normal según los profesores. El trabajo tiene 10 capítulos y una bibliografía con 158 referencias.

"Mi tesis está colgada en Teseo", ha espetado Sánchez en su respuesta de esta mañana a Rivera. Pero en esa base de datos solo aparecen el título, la fecha en que se leyó, el nombre de la directora y el tribunal que la aprobó.

La tesis doctoral en sí no está colgada ni en Teseo ni en ninguna otra parte.

Las dudas aumentan por la reticencia del Gobierno a debatir la iniciativa de Ciudadanos sobre transparencia universitaria. Fue este mismo lunes, al conocerse las irregularidades del máster de la ex ministra de Sanidad, Carmen Montón, cuando los socialistas vetaron la proposición de ley de Rivera que exige publicar online los trabajos universitarios de los políticos. Se trata del primer veto ejercido por este Ejecutivo desde que accedió al poder.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!