Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores del PSOE, ha confirmado esta mañana en Onda Cero la continuación del contrato firmado entre España y Arabia Saudí en 2015 bajo el Gobierno del PP, según el cual se exportarán a Riad 400 bombas de precisión por valor de 9,2 millones de euros.

Borrell ha confirmado que tras las deliberaciones pertinentes el Ministerio no ha encontrado "ninguna irregularidad que impidiese poner en práctica" la entrega de las armas.

Se zanja así la controversia creada al respecto durante la semana pasada, cuando el Ministerio de Defensa declaró haber detenido la operación y la monarquía saudí amagó con suspender algunos contratos millonariaos con España.

Estos acuerdos entre ambos países incluyen la venta de cinco corbetas de la empresa astillera pública Navantia, una posibilidad ante la que en las últimas semanas se han sucedido las protestas de los trabajadores de los astilleros de esta empresa en San Fernando (Cádiz).

Margarita Robles, ministra de Defensa, declaró la pasada semana en el Senado que la venta estaba aún bajo estudio a pesar que España ya había percibido los 9,2 millones de euros abonados por el material como se había explicitado en el contrato firmado en 2015.

Acuerdo

Ante estas declaraciones y la contradicción entre ambos poderes, Borrell ha reusado desacreditar a su compañera y ha hecho incapié en el acuerdo alegando la longevidad del contrato, firmado hace tres años y tres veces revisado por la comisión interministerial ocupada de autorizar la venta de armas.

Como ha asegurado el ministro, las bombas se entregarán para "honrar los compromisos adquiridos" con la monarquía saudí. El temor expresado por el Ministerio de Defensa de que las armas fueran utilizadas en el conflicto yemení [VIDEO] ha sido paliado con explicaciones acerca de las características del armamento.

Evitar efectos colaterales

Según Borrell el citado armamento ha sido diseñado para evitar "efectos colaterales" y como "armamento de precisión". El Ministro ha continuado explicando cómo con ese tipo de armas los bombardeos son muy diferentes a los producidos con otras menos sofisticadas "que provocan esas tragedias que todos hemos condenado", asegurando que la precisión de las nuevas armas sólo cuenta con un margen de error de un metro.

Entre 2015 y 2017 España vendió 932 millones de euros en armas a la monarquía saudí, lo cual supuso en 2017 el 6,2% de todas las exportaciones militares de nuestro país a un país que se posiciona entre los 5 mayores compradores de armas a nivel mundial, aumentando su gasto en Defensa cada año.

Con el Gobierno de Pedro Sánchez, España había decidido revisar el programa de exportación ante la problemática del uso de las armas en la guerra contra Yemen, pero de momento las 400 bombas de precisión llegarán a su destino con el aval del Gobierno.