Mariano Rajoy comenzó su mandato como presidente del Gobierno de España en el año 2011. Eran tiempos complicados, ya que España estaba sumergida en una fuerte crisis económica desde el año 2008. Esta crisis caracterizó los primeros años de Rajoy como presidente, unos años que fueron bastantes complicados por los ya famosos recortes que el Partido Popular tuvo que llevar a cabo para poder mantener la economía del país más o menos asegurada. En los años de líder del PP como jefe del Ejecutivo, han ocurrido un gran número de sucesos nuevos que han cambiado por completo el devenir del país.

Por ejemplo, el nacimiento del partido político Podemos, que surgió a través de una reivindicación que duró varios días en la Puerta del Sol de Madrid. O la recuperación económica, además del enorme descenso del paro y la ampliación de puestos de trabajo, que han hecho que la economía mejore lo suficiente para poder afirmar que España dejó la crisis económica muy atrás. Fueron tiempo complicados y Mariano Rajoy siempre supo hacer frente a ellos, sin embargo el mandato del ya expresidente se vio truncado la semana pasada.

La moción de censura del Partido Socialista

Pedro Sánchez, el actual secretario general del Partido Socialista, ha pasado por varios altibajos durante los últimos años al frente de la formación que ahora lidera. Durante las elecciones del año 2015, obtuvo los peores resultados de la historia del PSOE y, un año más tarde, en 2016, empeoró en las votaciones. Esto le hizo tener que salir del partido, aunque momentáneamente, ya que dos años más tarde volvió para liderar de nuevo tras ser escogido otra vez por la militancia como nuevo secretario general.

La trama Gürtel, la clave de Sánchez

Los intentos de Sánchez por alcanzar la presidencia del Gobierno los conoce todo el mundo. Desde que se conoció su candidatura a La Moncloa, Pedro Sánchez ha tratado de forma desesperada de pactar con formaciones políticas de cualquier tipo con tal de alcanzar su objetivo final. Sin embargo, las alianzas con partidos separatistas vascos y catalanes o con los están del lado de la banda terrorista ETA no eran bien vistas por los cargos pesados del PSOE.

Esto hizo que su entrada en el Gobierno se retrasase. A pesar de ello, Sánchez vio una vía de escape para poder cumplir con su promesa: ser presidente del Gobierno. El líder del PSOE vio la ocasión idónea para presentar una moción de censura la semana pasada, cuando la sentencia de la trama Gürtel salió a la luz condenando a varios antiguos dirigentes del Partido Popular.

Muchos exigieron que Mariano Rajoy debía retirarse de su cargo por las innumerables críticas que estaba recibiendo como consecuencia de la severidad de la sentencia. Sin embargo, Rajoy aseguró que no se marcharía de su cargo bajo ningún concepto escudándose en que "nadie del partido actual está implicado en la trama".

Pero ahí estaba Sánchez para hacer justicia y presentar una moción de censura respaldada por otras formaciones como Podemos, Bildu, PNV o el PdeCat, estas dos últimas favorables a la independencia del País Vasco y de Cataluña, respectivamente.

Sánchez consiguió sacar adelante la moción

Como consecuencia del apoyo final del PNV, la moción de censura salió adelante y Rajoy fue destituido el pasado viernes de su cargo. Una jugada que muchos califican como "rastrera", ya que parece que es la única manera con la que Sánchez ha podido llegar a ser presidente del Gobierno y no por medio de las urnas. Nadie lo ha elegido, pero hasta 2019 ocupará La Moncloa, junto a su familia, y será el presidente del Gobierno, quien ya juró su cargo el pasado sábado por la mañana.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!