La mayoría de las mujeres desean en algún momento de sus vidas ser madres, lo que no imaginan es como les cambiara la vida una vez vean materializado en su vidas ese hermoso sueño. Ser mamá es realmente una bendición y un privilegio que no todas pueden tener, pues muchas mujeres hoy en día presentan problemas de fertilidad y a pesar de someterse a tratamientos médicos algunas no alcanzan el objetivo deseado.

Los inevitables cambios que llegan junto al bebe

Lo primero que deben saber es que la llegada de un hijo representa la necesidad de realizar algunos cambios en tu vida quieras o no, pero tranquila no es difícil solo es cuestión de adaptarse.

Por ejemplo si te gustaba salir los fines de semana con tus amigas a celebrar o pasar un rato diferente debes tener en cuenta que la llegada de un bebe implica que deberás permanecer más tiempo en casa atendiendo al pequeño nuevo miembro de la familia, es decir, tu vida social seguro se va a desintegrar por algún tiempo.

Otro aspecto importante que las mujeres notan y cambia inevitablemente es su vestimenta, es normal que durante el embarazo tus caderas se ensanchen y ganes algunos kilos, por lo que quizás parte de tus prendas de vestir dejaran de servirte por un breve tiempo mientras recuperas tu figura habitual, todo dependerá del empeño que ponga cada una para lograrlo. Además te sentirás mucho más cómoda usando ropa holgada que no te haga sentir apretada y será mucho más fácil al momento de amamantar al bebe.

Vídeos destacados del día

Sacrificios que se traducen en amor

Todos los bebes son muy frágiles es por ello que deberás tener cuidado a la hora de cargarlos o bañarlos con el tipo de prendas que usas en tu cuerpo y el largo de tus uñas, si acostumbras a usar uñas largas, aretes y collares lo más recomendable es que disminuyas el largo de las uñas y cuides las prendas que estas usando porque pueden rasguñar la piel del bebe y seguro que no es lo que quieres. Se trata de hacer ciertos sacrificios y cambios necesarios para brindar un mayor bienestar al niño, seguramente tus padres lo hicieron así contigo.

Quizás uno de los cambios más radicales y difíciles de enfrentar es las pocas horas de descanso y atención personal que la madre estaba acostumbrada a brindarse, el bebe necesitara cuidados durante la noche y la madrugada para alimentarlo, cambiarlo y estar pendientes de cualquier cosa que se le pueda ofrecer, así que lo más seguro es que los primeros meses están llenos de desvelos y molestas ojeras. Si una mujer se saber organizar encontrara tiempo para todo, debes estar muy atenta de no descuidar tu aspecto personal, el cuidado de tu cabello, piel y manos para verte siempre hermosa.