En muchos de los casos cuando se habla de acceder a una propiedad se piensa es en la compra de una vivienda pero, ¿te has puesto a pensar en las ventajas que trae alquilar una casa o piso? Seguro que no y aquí te las traemos.

Ventajas de alquilar un piso

Alquilar un piso te permite tomar decisiones con más agilidad. Imagina esto, si la vivienda deja de gustarte o ya no te satisface, puedes cambiarla mucho más fácil a que si vives en una vivienda propia. Adicionalmente, la mudanza suele ser mucho más fácil y menos costosa ya que puedes alquilar viviendas ya amuebladas.

No necesitas grandes ahorros ni cuantiosas sumas iniciales de dinero

Para vivir en una vivienda en alquiler no requieres de grandes ahorros ni de extraordinarias cantidades iniciales de dinero.

El Alquiler únicamente requiere del pago de una fianza, que por lo general corresponde a un mes de renta y, a veces, a gastos de gestión y garantía. En comparación a una compra, esto es mucho más asequible que la solicitud de una hipoteca. Otra ventaja es que recuperas la fianza cuando finaliza el contrato.

No hay gastos implícitos en el alquiler de una vivienda

Cuando alquilas, no hay gastos implícitos, a diferencia de lo que ocurre cuando compras una propiedad. Al comprar una casa hay gastos derivados por abrir una hipoteca, por pagar las escrituras, por registrar la vivienda, el IVA y otros impuestos.

Tienes mejor movilidad laboral

El alquiler, a diferencia de una compra, no te ancla a una ciudad concreta, lo que te favorece la movilidad laboral y facilita los cambios de residencia por razones profesionales.

Vídeos destacados del día

Así que si tienes nuevas oportunidades en otras ciudades, el alquiler no te cierra las puertas.

Las gestiones son mucho más fáciles

Las gestiones son mucho más fáciles que si decides comprar una propiedad. No tienes que molestarte por solicitar y negociar una hipoteca, evitarás dirigirte al Registro de la Propiedad, ni tampoco tendrás que contratar los servicios de un notario para que se encargue de gestionar las escrituras de la propiedad.

No tendrás que dar de alta los servicios de la vivienda

Cuando alquilas una vivienda, todos los servicios (gas, agua y electricidad) están incluidos, sólo tienes que ocuparte de los opciones. En definitiva, el alquiler de una vivienda trae unas cuantas ventajas y vale la pena pensar en todo esto a la hora de adquirir una propiedad.