Que la telebasura es un formato televisivo que se lleva practicando desde hace tiempo, es un hecho innegable. Casi todos los españoles, solo un pequeño porcentaje se salvarían, consume cada vez más este tipo de programas. Además si se nos une que nos encanta más un cotilleo sobre famosos, que otra cosa.  Sálvame, Sálvame Deluxe, Gran Hermano Vip, Mujeres Hombres y Viceversa o Adán y Eva son algunos de los ejemplos de lo que está de moda ahora.

Es sorprendente ver cómo con cada emisión realizada de dichos programas son trendic topic en Twitter y líderes en audiencia. Y como las personas que salen en ellos se convierten fácilmente en ídolos efímeros, que acaban convirtiéndose en juguetes rotos de la Televisión.

 

Lo que me resulta curioso de esto es que si le preguntas a la mayoría de los telespectadores si ven este tipo de formato te lo desmienten. Pero los datos demuestran todo lo contrario, como he dicho antes. Aunque teniendo en cuenta que si eres seguidor asiduo, te van a mirar mal y te van a tachar de algo que no eres.

Supuestamente todo tiene que ver con los estereotipos. Si eres seguidor, eres una persona sin estudios avanzados ni con un puesto de trabajo importante. Es mentira porque cada persona decide qué hacer y cómo utilizar su tiempo de ocio. Hay gente que decide leer un libro, escribir, escuchar música y otros tanto, ven este formato. Ni unos son mejores que otros.

A todos nos gusta un buen cotilleo y en esos programas se puede ver estos ingredientes. Además, el mismo nombre te lo indica que te vas a encontrar mucha basura televisiva. Las noticias de personajes públicos a los que no se respeta su intimidad o los profesionales que viven de eso, que dejan mucho que desear alguna que otra vez con sus comentarios o actitudes.

Vídeos destacados del día

Nos hace falta un poco más de educación televisiva, eso es cierto. Pero consumimos este tipo de programas para evadirnos de la realidad y usar ese tiempo de ocio.

Podemos negarlo o admitir que nos gustan este tipo de programas. A la audiencia le encanta, y por ello son cada vez más frecuentes en la parrilla televisa. Al principio no queremos verlo, pero al final acabamos enganchados. Es una forma de evadirnos de nuestra realidad. No creo que sean ni bueno ni malos, simplemente es lo que está de moda. Y para que esté de moda, por lo tanto tiene que haber una masa que le siga,

Y vosotros, ¿sois adictos a ella? Si no, bienvenidos al nuevo panorama televisivo donde el morbo, el cotilleo puro y duro gana por goleada a otras cadenas que buscan otro formato de entretenimiento.