Después de conseguir la epopeya de darse de baja el adsl de Telefónica en una portabilidad a otra compañía de telecomunicaciones, es normal que al mes o dos meses de conseguirlo, te endiñen una factura de más de 30 euros por no devolver el módem/router . Es un dato a tener en cuenta ya que no es algo conocido por la mayoría de los usuarios, pues resulta que el cacharrito que nos dan como gratis, realmente no es gratis y lo tenemos en un supuesto alquiler gratuito.

Según las condiciones generales del alquiler del módem/router, a la finalización del contrato el cliente se obliga a devolver el módem/router asociado al servicio dentro de los quince días naturales siguientes a la resolución del contrato, de acuerdo con el procedimiento que se le indicará llamando al 1004.

El problema surge del amplio desconocimiento de este dato, del cual no se te avisa directamente, y cuyo desconocimiento no exime del pago de la cantidad.

Esto también se aplica a los decodificadores de imagenio (factura de más de 60 euros si no se devuelve en el plazo estipulado) y a los ONT si lo que tenias contratado era fibra óptica. Todos estos cacharritos son en alquiler gratuito y se debe realizar su devolución a los 15 días naturales de la finalización del servicio.

El método correcto de devolución son varios pasos

  1. Llamada al 1004 para pedir el número de cancelación o de baja para la entrega del aparato. En la tienda solo te aceptarán el cacharrito si ya ha pasado el periodo de entrega. Si todavía estás a tiempo de entregarlo, te dirán que llames al 1004 y pidas este número (ganas de marear, evidentemente). Para esta llamada hay que cargarse de paciencia pues te van a tener en espera a la par de darte vueltas para ver si te aburres. Política de empresa.
  2. Una vez tenemos nuestro número, procedemos a ir a una tienda de #Telefónica para, presentando nuestros datos, devolver el aparato de la disputa. No olvidéis pedir un justificante de la devolución en la que se vea claramente el tipo de dispositivo que devolvéis y la fecha de entrega, pues se dan casos que incluso haciéndolo todo bien, llega la odiosa carga a la cuenta corriente. Más vale prevenir.

  3. En caso de sobrepasar la fecha límite de entrega, se podría decir que nadie os va a librar de a los pocos meses, se os pase una factura por importe variado en concepto del aparatito. Aquí ya las cosas se complican más, pues si no se paga ese dinero, se entrará en una batalla de desgaste con la rama cansina de la compañía, que solo terminará con el pago de la deuda (da igual ya si devuelves o no el cacharro de la discordia) o con nuestros datos en una lista de morosos (y tras infinitas molestias de todo tipo).

Hay que decir que existe una tercera forma de solventar el problema, en la que devuelven el dinero en un cheque, pero eso ya es otro artículo.