Son varios los paises que reclaman piezas al famoso museo londinense alegando que fueron obtenidas de modo ilegal. Estos son los casos más conocidos:

Grecia

La mitad de las esculturas y relieves que decoraban el Partenón de Atenas, se exponen desde comienzos del siglo XIX en el Museo Británico de Londres, a donde se las llevó Lord Elgin, el embajador inglés ante el Imperio Otomano. Grecia siempre ha mantenido que Elgin se llevó los mármoles de manera ilegal, que fueron robados.

El caso de los mármoles del Partenon dió lugar a un nuevo término en la lengua inglesa "elginismo", para referirse a saqueos del patrimonio cultural de un país por parte de otro.

Armenia

En 1872 se descubrieron fragmentos de una estatua en la ciudad de Sadak (antigua Satala) en el noreste de lo que hoy es Turquía. Se trata de la cabeza en bronce de la diosa pagana armenia Anahid o Afrodita.

La cabeza fue comprada por el Museo Británico en 1873, y el gobierno Armenio la reclama desde 2012.

Nigeria

En 1897, tras una expedición punitiva a Benin, los británicos se hicieron con una gran colección de piezas de bronce de lso siglos XV y XVI. Nigeria ha comprado unos 50 bronces al museo y reclamado la devolución del resto.

China

En 1907, el británico Aurel Stein se llevo de las cuevas de Mogao, en China, varias cajas repletas de manuscritos, pinturas y varias reliquias budistas que adquirió.Se calcula que en la cueva 17 de Mogao había unos 50.000 manuscritos.

Stein se llevó unos 7.000 textos completos, más otros 6.000 fragmentos. La mayor parte eran traducciones de textos budistas al chino, entre ellas el Sutra del Diamante, considerado el libro impreso más antiguo que se conoce.

China reclama las piezas a los "despreciables cazadores de tesoros"

Tajikistán

El famoso tesoro de Oxus se compone de 170 espectaculares piezas de metalurgia en plata y oro de la época aqueménida, datados entre el 550 a.C.

y el 330 a.C. Fue comprado en Pakistán por un anticuario que lo legó al Museo Británico en 1897. El gobierno tayiko reclama estas piezas desde 2007.

Egipto

La famosa piedra Rosetta posibilitó el desciframiento de los jeroglíficos y es la pieza estrella de la colección egipcia del Museo Británico. Pasó de mano de los franceses a británicas en 1802 y Egipto la reclamó por primera vez en el año 2003.

Etiopía

El Museo Británico también atesora desde 1968 varios tabots (tablas de madera litúrgicas) procedentes de Etiopía y que están expuestos al público. Este país inició una campaña para conseguir su devolución en el año 2002.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!