5

Hablar de Bill Viola es hablar de la revolución que el videoarte ha tenido desde los años 70 hasta la actualidad. Su obra comenzó a desarrollarse en este aspecto desde principios de esa misma década y a partir de ese momento su trabajo ha ido cambiando y evolucionando, adaptándose a las novedades de la actualidad contemporánea. En este momento, el Museo guggenheim de Bilbao, realiza una gran retrospectiva sobre la carrera de este gran artista, la cual se puede disfrutar hasta el 9 de noviembre de este mismo año.

Respecto a su biografía, tenemos que decir que nació en el año 1951 en Nueva York (EEUU). Su comienzo en el mundo del videoarte fue debido a su participación en el programa de estudios experimentales de la Universidad de Siracusa (Nueva York).

Desde sus inicios en esta materia ha habido siempre un rasgo por el que mas se ha destacado y es el interés en el autoconocimiento, algo que ira evolucionando en su obra, al igual que el uso de la tecnología audiovisual. Lo que sin duda es muy importante, ya que según avanza la vanguardia tecnológica, esta se va incorporando a su obra de una forma increíble.

Es su proceso de inicio en el videoarte se vio influenciado por una gran cantidad de artistas, entre lo que destacan: Bruce Nauman, Peter Campus, Vito Acconci, Nam June Paik, Joseph Beuys, Wolf Vostel I, Frank Gillette, Juan Downey, etc. Su carrera fue despegando poco a poco y a lo largo de las siguientes décadas su trabajo siguió creciendo y evolucionado, fue invitado por diferentes universidades de artes de todo el mundo y ha realizado exposiciones en una gran cantidad de galerías y museos.

Desde el centro andaluz de Arte Contemporáneo hasta el Museo Whitney de Arte Estadounidense, pasando por la National Gallery de Londres, el Museo de Arte metropolitano de Nueva York y 3 de los museos Guggeheim, entre los que por supuesto se encuentra el Museo Guggenheim de Bilbao donde esta actualmente expuesta gran parte de su obra.

En lo confiere a su obra, tenemos que hablar en general de ciertos temas que trata. Entre estos hay que señalar como algo muy destacado las preocupaciones que giran al rededor de la conciencia y las experiencias humanas como pueden ser: el amor, la muerte, el nacimiento, aspectos espirituales, etc. Respecto a sus fuentes, podemos encontrar aspectos múltiples de los cuales habría que destacar las tradiciones espirituales del budismo zen, el sufismo islámico y el misticismo cristiano. De tal forma, que se crea una intersección entre los distintos aspectos culturales, así como religiosos y espirituales de oriente y occidente.

Hablando ahora ya de la propia exposición en sí, que actualmente viste las paredes del ya nombrado anteriormente museo Guggenheim de Bilbao, tenemos que decir que la exposición tiene como objetivo señalar las principales obras de la carrera de este artista.

Haciéndose así, un recorrido en el que la cronología es un factor determinante y en que se pueden apreciar los aspectos ya comentados en los anteriores párrafos a través del trabajo artístico expuesto. Aparte de la cronología. También es importante la temática como factor clasificador, lo podemos ver en las primeras obras de los años 1970 que aparecen expuestas, las cuales son El estanque reflectante (1977-1979) y Cuatro estaciones (1976), las cuales tienen un contenido sumamente poético.

Siguiendo el orden cronológico y temático expuesto en el anterior párrafo, tenemos en la década de 1980 donde destaca la obra Chott el-Djerid. En los 1990 tenemos que señalar cielo y tierra (1992) donde se plasman temas espirituales en objetos escultóricos. Ya en la década del 2000, con la llegada de la pantalla plana en alta definición desarrolla una serie denominada como Pasiones, donde destacan las obras: Rendición, La habitación de Catalina y Cuatro Manos (2001). En el año 2005 realiza dos de sus obras más conocidas: La ascensión de Tristán y Mujer Fuego. En la última etapa tenemos que señalar como trabajos destacados a: Los soñadores (2013) y Nacimiento invertido (2014).

Como se puede ver, se trata de un gran artista, que ha realizado un trabajo realmente innovador, con un fuerte significado y mucho trasfondo. Sus obras son una gran forma de reflexionar no solo acerca del arte si no también sobre la propia actualidad que se ve en nuestro día a día y sobre como ciertos aspectos que en algunos momentos se consideran obsoletos, como es la religión, todavía influyen mucho en la vida y en los comportamientos de las personas. Además, señalar como la fuerza de la naturaleza hace hincapié sobre muchos aspectos de sus obras, ya que elementos como el agua, el fuego o la propia tierra aparecen continuamente y se ve como el poder de los mismos incide sobre nuestra propia vida.