Spider-man regresa a casa transformado en teenager

El hombre araña se encarama de nuevo en las pantallas de nuestros cines, y lo hace de una manera renovada y fresca. En esta ocasión, Peter Parker aparece en forma de adolescente y en un contexto de instituto, lo que provoca inevitablemente un tono muy concreto. Las dinámicas generadas entre los personajes de esta cinta son diferentes a las generadas en las predecesoras, y el humor lo domina todo.

Anuncios
Anuncios

Por ejemplo, y menos mal, Parker ya no carga con la melodramática muerte de su tío. Este humor presente a lo largo de casi todo el metraje aporta frescura y contribuye al lavado de cara del personaje, pero también puede resultar cargante y pesado a un sector de público determinado.

Las pretensiones de Spider-Man: Homecoming non son las de consolidar al héroe y rodearlo de una mitología pesada, como sí ha pretendido Marvel en otras ocasiones, si no las de crear una película que se rinde ante la diversión, el humor y la acción.

Anuncios

Esto ayuda a la cinta, aligerándola de sesudas filosofías, metafísicas y épicas que no haría otra cosa que sobrecargarla. Es decir, se trata de un blockbuster hecho para divertir.

Tom Holland resulta ser el perfecto Spider-man, el actor es capaz de configurar al héroe de manera renovada y aportándole un carisma del que quizás se había desprendido en las cintas inmediatas anteriores.

Una pieza más del puzle Marvel

En esta ocasión, Peter Parker no está solo y se rodea de otros personajes que hacen conectar al héroe con el universo Marvel.

Sin ir más lejos, Tony Stark funciona como mentor del hombre araña y es ayuda fundamental en la maduración del protagonista, aunque sus apariciones sean escasas. Además, algún que otro vengador aparece para realizar divertidos cameos, como el Capitán América.

Todas estas ideas nos hacen entrever que la auténtica batalla tiene nombre de equipo, y se llama “Los Vengadores”. Todas las películas individuales son solo pequeñas muestras y avances de lo que está por venir.

Michael Keaton en una de superhéroes, de nuevo

Tras encarnar a Batman bajo las órdenes de Tim Burton y luego criticar las películas de superhéroes en Birdman, vuelve a aparecer como ser alado encarnando al villano Buitre.

Si Tom Holland es el protagonista absoluto de la cinta, Michael Keaton funciona como antagonista perfecto. Homecoming no cae en el villano prototípico que quiere conquistar el mundo porque sí, sino que crea un mundo interno complejo que favorece al personaje y a la cinta. Buitre es un villano con carisma y muy bien ejecutado por Keaton, pero que además desprende humanidad.

Concluyendo, el nuevo Spider-man resulta ser una película divertida como unas mallas azul y rojas, ágil como un salto entre edificios, y que además es capaz de renovar al héroe en cuestión y engancharlo al, cada vez más gigantesco, universo Marvel cinematográfico.

Anuncios

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más