Lo que más me gusta de las películas de Hong Sang-soo es que la gente come, bebe, caga, se meten en la cama y sobre todo fuma, fuman como carreteros, me pregunto que precio debe tener el paquete de tabaco en Seúl. La rutina diaria, la cotidianidad es para el cineasta coreano la santa biblia del Cine, y como buda se agarra a la contemplación constante de los detalles para hacer cine de los avatares diarios, en este caso y en otros muchos como en Nobody daugther haewon, Right now, Wrong them o In Another Country. El amor, los desplantes de la mujer o los nefastos enamoramientos del hombre, al fin y al cabo las idas y venidas de los caprichos del corazón.

En Lo tuyo y tú la mujer deja a su pareja, bebedor empedernido, para satisfacer su afán amatorio, mientras él la busca entre las sombras ahogándose en su pena. La verdad es que la búsqueda funámbula del amor en todos sus espejos es para Hong Sang-soo un filón inabarcable, un circunloquio donde el cineasta bucea con dedicación. De esta manera todo lo que ocurre a su alrededor, normalmente tíos detrás de una tía lo convierte en un juego minimalista. En esa línea del cine que tan bien dibuja Jim Jarmush como si fueran las variaciones Goldberg de Glenn Gould.

Hong Sang-soo es un enamorado del amor y de ahí no sale, ni quiere. Las historias que construye se mueven a través de personajes que lo buscan como en una competición, para los tíos una nueva experiencia acuática y para las tías un afán cuantitativo.

El azar también es otro de los elementos que configuran las tramas y que incluso desbanca la deshonestidad de las hembras en este film, donde finalmente es la amistad la que recompone a los hombres y hace desaparecer las dudas femeninas. Ella retoma tras la derrota el camino de la redención. Vamos, lo que suele ocurrir en la realidad del cineasta y de todos los que hemos pasado por estos avatares.

Para Hong Sang-soo el cine es bucear una y otra vez en las relaciones humanas, en el amor y el deseo, lo único que merece la pena, lo demás es paripé. Tómatelo con calma chaval te viene a decir Hong Sang-soo, si ha habido amor volverá como un fantasma materializado, al fin y al cabo lo más importante es dormir y cagar.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!