Desde hace muchos años, ha existido un gran debate entre los comensales latinoamericanos y, en específico, entre la sociedad mexicana. Engloba un gran número de situaciones, opiniones, dimes y diretes respecto a la verdadera naturaleza y correcto nombramiento del ya clásico platillo denominado "quesadilla", un alimento muy querido y consumido en la población mexicana. Sin embargo, este tema se ha puesto sobre el ojo público internacional gracias a su exposición en internet, pues mientras la gente del centro de México afirma que una quesadilla no necesariamente debe portar queso, el resto de la república y específicamente la zona del país afirma que, en caso de no portar queso ya no podría ser llamada quesadilla, pues tal ingrediente es el que le da nombre a tal platillo.

Ahora bien, ¿cuáles son los argumentos de ambos bandos? En primer lugar, tenemos la explicación de la gente que habita el centro de la república, los habitantes del área metropolitana del Estado de México. Aquí, la quesadilla se compone de ingredientes muy diversos, como lo son distintos guisados regionales y tradicionales de la cultura mexicana (mole, chicharrón de cerdo en salsa, tinga de pollo o res, picadillo, rajas con crema entre muchos más) así como guisados rescatados de la cultura prehispánica (huitlacoche, flor de calabaza u otros). Todos estos ingredientes, serán introducidos en el interior de una masa de maíz previamente cocinada, semejante a la tortilla pero más gruesa, que más tarde será doblada en 90 grados.

Cabe decir que pueden llevar queso o no.

En cuanto al resto del país, ello siempre utilizan el queso, pues aseguran que, en caso de no llevarlo, no podría ser nombrada quesadilla. En el norte del país se mezcla la gastronomía del mar, de la fusión con los platillos de la frontera con Estados Unidos y las proteínas asadas, y no se utiliza la tortilla gruesa de maíz, sino, más bien, las clásicas tortillas delgadas o también las populares tortillas de harina.

Los rellenos pueden ir desde guisados hechos con mariscos y pescados hasta carne asada con guacamole, pero siempre con queso. Incluso, podría poseer tan sólo este ingrediente para ser llamado quesadilla.

Después de analizar todo esto, ¿quién tiene la razón? Existen diversos posts en internet que, para comprobar que el llamar "quesadilla" a un platillo sin queso es completamente correcto, afirman que la raíz etimológica de tal palabra no proviene de un derivado del nombre de tal producto lácteo, sino de la palabra en náhuatl "Quezaditzin" que significa "Tortilla doblada por la mitad", pero ese dato no es correcto, pues esta palabra no existe.

La palabra quesadilla no es un nahuatilísmo, sino más bien un castellanismo proveniente del siglo XV, donde el prefijo "ques" se utilizaba para todos alimentos en los que se utilizara queso para su producción, y el sufijo "illa" un término utilizado para denotar un tamaño pequeño o compacto. A pesar de todo esto, la RAE ha analizado tal debate, y ha mencionado que ninguno de los dos términos está siendo mal empleado y que el utilizado por la gente del área metropolitana es el resultado de una transición sociocultural, un mexicanismo; mientras que el resto de la república no ha transmutado la palabra original desde su creación en el periodo de la Colonia.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!