Los judíos han sido a lo largo de la historia el centro de la diana en muchas ocasiones, el pueblo al que todos han ido a clavar el dardo. Pocos años después de Cristo se produjo la primera diáspora y el pueblo judío fue desalojado de su tierra santa a mano de los romanos, dispersándose por todo el planeta. Posteriormente, empezaron a alojarse en juderías, agrupados en pequeños o medianos grupos.

En la Edad Media, el cristianismo cobra auge, por lo que vuelven a recibir otro fuerte azote. Se realizan progromes y se les expulsa de los territorios cristianos.

Aquí, en España, es significativo el progrom de Sevilla en el año 1392. Cien años más tarde fueron expulsados por los Reyes Católicos. Su etapa más sufrida, seguramente, fue con la limpieza étnica que realizó la Alemania Nazi de Hitler, ya que el Führer ordenó matar a todos los judíos.

Hasta aquí, los judíos nos dan una pena enorme, ¿cierto o no? Pues bien, más tarde surgió lo que se denomina el movimiento “sionista”, encabezado principalmente por Teodor Herzl, que consistía básicamente en formar el Estado de Israel.

Los judíos empezaron a comprar tierras en Palestina para formar un estado posteriormente, pero los Árabes que se situaban allí no estaban dispuestos a eso. Es aquí cuando empiezan a surgir los primeros conflictos, en los que Inglaterra interviene dejando la resolución en manos de la ONU, ya que Inglaterra estaba agradecida conlos judíos por su ayuda en la Segunda Guerra Mundial, aunque por otro lado no le interesaba enfrentarse a los árabes porque dependían de ellos para el petróleo.

La ONU se reunió el 29 de noviembre de 1947, repartiendo el territorio de forma que no había conexiones directas entre ambos pueblos, por lo que surgió la Guerra Civil entre el estado de Israel (que se había formado meses antes, el 17 de Julio de 1947) y árabes.

Desde entonces, el conflicto entre Israel y Palestina no ha cesado. Israel ha sometido a Palestina a una situación de apartheid y ha querido construir su estado a costa de expulsar, o quitar de en medio a los palestinos por la vía bélica y sin escrúpulos.

Esun pueblo que ha sufrido matanzas, que ha sido expulsado constantemente de cualquier territorio en el que se estableciese, que ha sido cuestionado por sus creencias religiosas… ¿por qué ahora hace lo mismo con el pueblo palestino? ¿No tiene memoria?

A mí esto me recuerda al “niño tonto” de la clase con él que todos se meten y cuando crece se cobra su venganza con él más débil. Una forma bastante penosa de actuar.

Israel tiene todo el derecho a tener un Estado, pero no a costa de negar a los palestinos su derecho a tener un Estado. No hace falta que se pongan en la situación del pueblo palestino, solo tienen que echar la vista algunos años atrás, porque ellos la han sufrido. De esto podemos sacar dos moralejas: "nunca te olvides de donde vienes" y "una vez más, las fronteras son la perdición del hombre".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más