La mente de un traductor profesional puede parecer un verdadero laberinto, aunque organizado, y las complejidades de este laberinto mental permiten que el traductor profesional nativo golpee en el nervio central, dándole verdadero significado a un texto a traducir. El cambio mental hecho por un traductor profesional nativo es algo increíble, sea un traductor en línea o no. Como dicen en el blog de la que consideramos la mejor empresa de traducción en Málaga, “la traducción, en la mente de un traductor nativo es como una tormenta eléctrica”.

Algunos datos interesantes que, tal vez, que no sabías sobre traductores nativos.

1) Un traductor nunca deja de traducir. Su cerebro está en modo de traducción de forma continua. Un traductor traduce todo a su alrededor, todo lo que oyen en otro idioma lo traducen. Es un circuito continuo mental: “traducción-comprensión-reelaboración”, sin un interruptor de apagado.

2) Un traductor profesional nativo cuenta en su propio idioma, independientemente de dónde se encuentren en el mundo.

3) La organización de sus planes de vida la realiza estrictamente de acuerdo con las futuras traducciones.

4) Un traductor profesional nativo puede encontrar el matiz adecuado para cada palabra o expresión cultural, de modo que el mensaje se pasa de un idioma a otro sin perder "demasiado" su verdadero significado.

5) Cada pieza de información en los procesos cerebrales de un traductor se diseca pieza por pieza. Ninguna parte de la información se deja de interpretara en la mente del traductor. Y si ellos no entienden el significado exacto de algo, su mente permanece allí y lo piensa, y piensa un poco más, y piensa un poco más todavía, hasta que, de repente… “¡Bingo!” Se enciende la bombilla con la traducción perfecta.

6) Un traductor profesional nativo siente el peso de la importancia cultural, que va de la mano con ser un importante representante de su lengua. La traducción es tratada con el máximo respeto.

7) Por último, algo que nunca creería ... ¡El traductor profesional nativo vive pegado al café! Los traductores nativos apenas duermen cuando están ocupados con los proyectos encomendados por laagencia de traducción con la que trabajen, convirtiéndose en un tipo de especie de noche que se las arregla para permanecer despierto solamente por el poder de ese néctar moderno conocido como café.

La traducción: una profesión exigente.

Pasando de esta última nota humorística, una cosa de la que estamos seguros es de la dedicación y el sentido de la vocación del traductor profesional nativo. Exigen mucho a su mente, e invierten una gran cantidad de tiempo en su trabajo. Al confiar su proyecto atraductores profesionales nativos, puedes estar seguro de que cualquiera que sea la calidad de la demanda de su trabajo, van a exigirse el doble de sí mismos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!