“Hay que recalcar que la danza no es solo bailar. Es, además, aprender cosas teóricas, generar disciplina, te lleva mucho trabajo y otras cosas. Exige muchísimas horas, estudio teórico y práctico, y es mucho más exigente que deportes más universales”. Con estas palabras explican la importancia que le dan y su relación con la danza Sabrina Veneziani, Claudio Acosta y Fiorella Viera, tres alumnos de la Escuela Nacional de Danza, en la especialidad folclórica, del Sodre, en Montevideo, Uruguay.

Con motivo del 'Día internacional de la danza', que se conmemora cada 29 de abril en todo el mundo, estos y otros alumnos han participado en las actividades que se han realizado para poner en valor este arte, que puede practicarse a cualquier edad y que genera múltiples beneficios.

“Aprendes a manifestarte de otra forma, a expresarte de un modo que no son solo las palabras ni es hablando”, añade una de las alumnas. “Es además una actividad física, te anima, te enseña una predisposición para trabajar”, agrega otra. “Y nos ayuda a cuidar la alimentación”, advierte el tercero.

Los alumnos, que están en tercer curso, explican que gracias a la danza –que llevan practicando desde hace muchos años y que les ha llevado por escenarios de países como España o Portugal– les ha aportado una mejoría física, pero también “de cerebro”. “La danza logra que tengamos más conciencia de nosotros mismos”, explican.

Con motivo de esta celebración mundial, los alumnos explican que uno de los objetivos de esta jornada es “conseguir una profesionalización de la danza”. En este sentido, Martín Inthamoussú, director general de las Escuelas de Formación del Sodre, agrega que se busca “la profesionalización del medio”, que se vea como tal, “y no tanto como un oficio”. “Queremos que se respete nuestra formación como una formación académica formal”, matiza. 

Es por ello que en el día internacional de la danza y ante este objetivo compartido por muchas escuelas, estas han realizado jornadas de puertas abiertas. “Es un día básico para la llegada a la ciudadanía, queremos que sirva para que se acerquen al baile no tanto como público sino desde otra sensibilidad y vean cómo trabajamos, que se acerquen a este otro tipo de lenguaje”, concluye el director.

Además de clases abiertas, el Sodre de Montevideo se sumó a estas actividades con un ensayo del Ballet Nacional Sodre bajo la dirección artística del maestro Julio Bocca, que ha rendido un homenaje a la danza y su universalidad, “como herramienta transformadora capaz de superar barreras idiomáticas, políticas, culturales y étnicas”.

Desde 1982 se conmemora esta jornada, y en esta ocasión ha sido el coreógrafo y bailaor español Israel Galván, Premio Nacional de Danza en 2005 y artista asociado al Théâtre de la Ville de París y al Mercat de les Flors de Barcelona, el encargado de dictar el mensaje oficial del día Internacional de la Danza 2015, quien ha dedicado la jornada “a una persona cualquiera que en el mundo esté bailando en este justo momento”.