A poco más de un día de que termine el año, muchos españoles ya están preparados para celebrar la mágica noche de “Nochevieja”, en la cual despedimos el año para comenzar otro nuevo. Recordamos por segundos todo el año pasado, nuestras metas y logros alcanzados, nuestras desgracias y penas vividas, recordamos más que nunca a quien ya no tenemos, a los familiares que por distancia no podemos disfrutar de su compañía, con los que tenemos cerca nos gusta juntarnos, reírnos, no olvidamos todos los complementos de la “suerte”, ropa interior de color rojo, un anillo de oro dentro de la copa de champán, el cotillón y los antifaces, todo ello mientras cenamos todos juntos hasta el momento de las “campanadas” y las doce uvas, una por cada mes del año, un segundo después de terminar con la última uva, empieza el nuevo año, risas, lloros, abrazos, besos, una explosión de sentimientos inunda miles de hogares!

El origen de la festividad de “Nochevieja” es española, se dice que en el año 1897 hay fechas registradas, aunque se dice que anteriormente en 1880 ya se celebraba.

Anuncios

Esta costumbre se ha propagado a países como: Argentina, Venezuela, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, México, etc.

Hay varias versiones de por qué se comenzó a celebrarse y por qué comemos las doce uvas.

  1. Se dice que varios agricultores levantinos, de Alicante, Murcia y Almería en el año 1909 tuvieron muy buena vendimia y las patrocinaron muy bien, vendiéndolas como las “uvas de la suerte” y desde ese momento la tradición se arraigó mucho más.
  2. En 1897 la prensa escrita madrileña de la época hizo hincapié después de que el año anterior fuese todo un éxito y quisieron implantar a toda costa esa festividad. Uno de sus artículos lo titularon: “Las uvas milagrosas”, ya que se decían que traía suerte comerse las doce uvas para tener un año próspero y de fortuna frente a la Puerta del Sol, antigua Casa de Correos.
  3. El por qué comemos las doce uvas aún no está muy claro, hay dos versiones; unos dicen que es por los doce meses del año y otros dicen que es por las doce campanadas del reloj con las que nos comemos las uvas.
  4. El principal origen viene porque en Madrid, las familias de clase bien despedían el año con uvas y champán y un grupo de jóvenes no quisieron ser menos y se fueron a la Puerta del Sol con uvas y champán y con toda la fiesta y el buen rollo que viene después de este acontecimiento, sin ser multados, ya que unos policías de 1882 bajo el mandato de José Abascal y Carredano, dijeron que la noche del 5 de enero a quien quisiera salir a buscar a los Reyes Magos tendría que pagar 5 pesetas por el escándalo y lo que quisieran hacer esa noche, todo valía abonando los ¡5 duros! Era un gesto para avergonzar a las personas que no residían allí, aparte a los que hacía creer que eso era tradición. Con esto, Abascal negó a los madrileños una festividad en la cual casi todo vale.
  5. Aquí celebramos el año con uvas blancas, pero por ejemplo, en Italia, comienzan el año con doce cucharadas de sopa de lentejas y en Argentina, con uvas pasas.

Muy feliz salida y mejor entrada del año 2015 lectores.