Desde que era pequeñito me han dicho que el zumo de naranja es muy bueno, que tiene vitamina C y es excelente para los resfriados, que todo son ventajas con el zumo de naranja, y ahora con 47 años me entero que hay varias razones que demuestran que el zumo de naranja no es tan bueno como nos decían. Os voy a dar una serie de razones por las que este zumo que además de ser beneficioso en muchos casos, está para mi parecer riquísimo, puede también causarnos perjuicios.

En primero lugar nos puede hacer daño en los oídos, por el nivel elevado de triglicéridos, con lo que podemos comenzar a escuchar zumbidos y puede que perdamos con el tiempo capacidad auditiva.

En segundo lugar podemos ver deteriorado el esmalte de nuestros dientes por el ácido que contienen las naranjas, con lo que perderemos en la batalla de nuestra boca contra las bacterias. Si las naranjas al natural son excelentes contra la diabetes, el zumo va a producir el efecto contrario.

Otra razón es que si lo tomamos en ayunas sin nada que lo acompañe, como hacen muchas personas, va a producirnos una enorme acidez de estómago, pues como comentamos en la segunda razón que expusimos, las naranjas tienen mucho ácido, así que si desayunamos con zumo de naranjas, habremos de tomarlo acompañado de algún complemento alimenticio más.

Otra de las razones a añadir es que debido a su alto contenido calorífico el zumo de naranja engorda, así que quienes quieran mantener la línea, no toméis zumo de naranja.

Vídeos destacados del día

Por su alto contenido en azúcar también puede elevar los niveles de colesterol, así que para personas con tendencia a sufrir de este mal, absténganse de tomarlo. Pero no todo son perjuicios, el zumo de naranja tiene múltiples beneficios. Como dijimos ayuda a combatir los resfriados y catarros. Y además se compone de flavonoides y fitoquímicos que previenen y combaten el cáncer, y además son beneficiosos para el asma o la osteoporosis.

De todas maneras y a pesar de todo lo expuesto yo soy un amante del rico zumo de naranjas recién exprimidas y a pesar de los perjuicios, me quedaré con los beneficios y con el sabor de un rico zumo de naranja por la mañana en el desayuno.