El Reino Unido se encuentra sumido en una situación caótica derivada de las dos nuevas cepas del virus de la COVID-19 que se han hallado recientemente en el país y que han venido acompañadas de fuertes restricciones. Londres, la capital, y parte del sureste del país han alcanzado el nivel más alto de alerta, por lo que se limita al máximo la movilidad de las personas y se prohíben las reuniones navideñas con no convivientes.

Se trata de unas medidas que, según ha comunicado el ministro de Salud británico, Matt Hancock, se irán extendiendo por otras regiones en los próximos días.

Además, la incertidumbre que azota al país y el temor al desabastecimiento en los supermercados debido al cierre de fronteras ha hecho que muchos británicos realicen compras masivas en muchas tiendas de alimentos y productos de primera necesidad.

Muchos países de la Unión Europea cerraron sus fronteras con el país anglosajón

La semana pasada varios medios se hacían eco del descubrimiento de una nueva cepa del virus de la COVID-19 en el Reino Unido. Más tarde, los científicos descubrieron una nueva mutación, en este caso, procedente de Sudáfrica. Los investigadores afirman que el porcentaje de contagio de estas es mucho mayor, alrededor de un 71% más. La respuesta de varios países de la Unión Europea fue inmediata y algunos como Italia o Alemania cerraron sus fronteras y prohibieron la entrada de toda conexión procedente del Reino Unido.

En un primer momento, el Gobierno de España no decretó el cierre fronterizo con el Reino Unido y se decretó un control más exhaustivo de las pruebas PCR en los viajeros de los vuelos procedentes de ese país. No obstante, actualmente ya se ha vetado la entrada a cualquier persona procedente del Reino Unido en España, con excepción de ciudadanos con nacionalidad española o residentes.

La situación provocada por las medidas impuestas ha sembrado el caos en la frontera de Francia con el Reino Unido

Debido al cierre de fronteras decretado por Francia, el caos es el protagonista estos días de la situación en la frontera entre el Reino Unido y el país galo. Cabe destacar que esta situación afecta a cientos de camioneros españoles que deben cruzar la frontera francesa para poder regresar a España.

El puerto de Dover, la conexión principal con el Canal de la Mancha estuvo cerrado hasta la noche del pasado miércoles, tras la que, gracias al acuerdo al que llegaron ambos gobiernos, se reabrió. Los camioneros, atrapados en el puerto inglés desde el pasado domingo, están obligados a presentar una PCR negativa para poder traspasar la frontera.

Hoy mismo se ha llegado a un acuerdo sobre el Brexit

Por último, como ha confirmado Boris Johnson, el Primer Ministro, hoy mismo se ha cerrado el acuerdo sobre el Brexit entre la Unión Europea y el Reino Unido.

El acuerdo, que ha llegado en una fecha límite, ya que la salida del Reino Unido de la Unión Europea se producirá definitivamente el próximo 1 de enero de 2021, ha traído consigo el acuerdo en varios temas que todavía quedaban sobre la mesa, como la pesca y las cuotas comunitarias.

De esta manera, ambas partes han acordado y clarificado los puntos clave que garantizarán una relación óptima, tanto comercial como económica.