El presidente de los Estados Unidos salió del hospital militar Walter Reed en un coche y con las ventanas subidas para saludar a las personas que les estaban esperando, algo que a los médicos del centro no les ha hecho mucha gracia, ya que ha puesto en peligro la salud de las personas que estaban dentro del coche. Este suceso ocurrió el domingo 4 de octubre sobre las cinco y media. Donald Trump paseaba en el coche se podía escuchar la canción "The eye of the tiger". Mientras que las personas que se encontraban fuera le gritaban "Héroe" y tenían pancartas de apoyo a su presidente.

Fue ingresado el viernes por coronavirus

El presidente tuvo que ser ingresado el viernes por Coronavirus, tenía bajo el oxígeno en sangre y fiebre, aunque lo llevaron desde la Casa Blanca hasta el hospital en helicóptero y solo permanece en el centro por precaución, según han informado la Casa Blanca. Y aunque ha necesitado dos veces que los sanitarios le pusieran oxígeno, se cree que hoy lunes puede salir.

Pero ayer quiso salir a saludar a sus seguidores que le esperaban fuera del hospital. Trump y las dos personas que estaban con él en el coche (dos agentes del servicio secreto) llevaban mascarillas. Ese pequeño viaje de coche no fue informado oficialmente, fue Donald que un poco más tarde de las 5 publicó un vídeo en Twitter informando que iba a dar una pequeña sorpresa.

Trump afirma que ha aprendido muchas cosas sobre el coronavirus

El presidente ha afirmado que todo lo que ha aprendido y entendido sobre esta enfermedad que está afectando a todos los países del mundo, da a entender que volverá a la Casa Blanca dentro de poco, y hablará sobre lo que ha descubierto.

Este comportamiento no ha gustado nada a los médicos del hospital ni a los periodistas por saltarse la cuarentena y poner en peligro la salud y la vida de no solo las personas que estaban dentro del coche, ya que el coche estaba blindado y sellado herméticamente contra ataques químicos, pero es alto la transmisión del coronavirus dentro del coche.

La salud de Donald Trump es algo delicada, pero ha tenido una leve mejora y que, gracias a eso, seguramente vuelva a la Casa Blanca en las próximas horas del día. Sin embargo, nadie sabe si acudirá a los eventos que tiene asignado para la campaña electoral. Actualmente los dos policías que se encontraban en el coche juntó al presidente tendrán que estar en cuarentena durante los próximos 14 días para asegurarse de que no se hayan contagiado por Trump durante el paseo del vehículo. Aunque fue corto, tienen que tomar las medidas sanitarias de precaución. Y según el portavoz de la Casa Blanca el paseo estaba autorizado por los sanitarios.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!