El miedo al contagio por el Coronavirus le ha conferido a Londres un aspecto casi irreal. Sus sitios más emblemáticos se encuentran completamente solos, incluyendo el London Eye, que se encontraba casi vacío. El tráfico y los turistas desparecieron de las calles de la ciudad.

Los londinenses también comienzan a desaparecer poco a poco de las calles, de forma voluntaria, decidiendo confinarse en sus hogares por miedo al coronavirus, a pesar que los famosos pubs y los restaurantes siguen abiertos al público, pero se encuentran vacíos.

Ya gran parte de los trabajadores de los ministerios están haciendo sus labores por teletrabajo. Los centros educativos se encuentran cerrados y la poca gente que se ve en las calles, ha decidido caminar para evitar usar el metro.

La Reina y Corbyn sin miedo al coronavirus

Las puertas del Parlamento continúan abiertas, pero en la sesión de control casi no asistieron diputados en la Cámara de los Comunes, respetando la distancia social recomendada por los expertos. El líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, era uno de los pocos que se encontraban presentes en el recinto, ocupando su lugar, sin miedo a contagiarse.

Con 70 años, Corbyn omitía las recomendaciones dadas, exponiéndose de forma voluntaria al contagio por coronavirus, ya que se encuentra en la franja de las personas más vulnerables a contagiarse y en las que el virus se presenta con más fuerza.

La Reina Isabel, en el Palacio de Buckingham y con 94 años, asistió con normalidad a la ceremonia de recepción de los oficiales de la Marina Real, sin respetar también la distancia social recomendada para evitar el contagio con coronavirus.

Londres se va apagando poco a poco, el transporte público ya dejó de funcionar y los museos y sitios de interés turístico han cerrado ya sus puertas para evitar aglomeraciones.

A pesar del miedo al coronavirus no se toman las medidas de precaución

Los supermercados, grandes o pequeños, son unos de los sitios en los que se puede ver aglomeración de personas, a pesar del miedo al coronavirus. Algunos han decidido tomar medidas para tratar de evitar que se presente el desorden en las instalaciones.

Entre esas medidas está establecer un horario exclusivo de compra para personas pertenecientes a la tercera edad y para los más vulnerables. También casi todos los supermercados han decidido racionar la venta de productos básicos, para procurar de esta forma que estén disponibles para todos, evitando las compras compulsivas para la cuarentena por miedo al contagio.

En algunos supermercados se pueden apreciar colas bastantes largas de consumidores, con los carros de mercado llenos hasta el tope, donde las personas no guardan la distancia recomendada entre ellos y la gran mayoría no utilizaba ningún tipo de protección contra el coronavirus.

El personal tampoco utiliza ningún tipo de protección, a juicio de algunas personas, en Londres no se está tomando al coronavirus muy en serio, a pesar que se confinen cada vez más personas en casa.

Los pubs y sitios nocturnos se niegan a cerrar a pesar del coronavirus

En el Reino Unido la ciudad que presenta más casos de contagio por el coronavirus es Londres, aunque no se sabe la cantidad exacta, pero ya se han confirmado algunas muertes, esperándose que en cualquier momento comiencen a aumentar los casos, para lo que ya se están preparando los centros de salud.

Los sitios nocturnos, los restaurantes y los pubs son sitios que a pesar de la gravedad de la situación sanitaria presentada por el coronavirus, se niegan a cerrar sus puertas, contando con el apoyo de algunos londinenses que quieren disfrutar en ellos antes de encerrarse definitivamente en casa.

Muchos habitantes de Londres han decidido no confinarse hasta que sea de forma obligatoria, y siguen frecuentando los lugares de diversión, sin cambiar para nada sus rutinas y sus hábitos, exponiendo a las personas a su alrededor.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!