Donald Trump tiene una forma de ser y gobernar muy diferente a otros presidentes, él tiene sus propias ideas. Recientemente, el actual presidente de los Estados Unidos tuvo una larga conversación con la primer ministro británica Theresa May, relacionada con un incidente en donde un desertor Ruso fue atacado con un gas especial en Reino Unido. Trump aceptó que Rusia debe dar las respuestas a este horrendo hecho, pero no culpó a la nación Rusa por el incidente hasta que se conozcan "todos los hechos".

Esta fue una de las razones del despido de Tillerson, el secretario de Estado que había condenado a Rusia en una larga declaración.

El Washington Post informó que Trump tardó mucho tiempo en culpar a Rusia en contraste con su reacción espontánea contra el terror islámico y podría significar que hay una brecha entre Trump y sus aliados europeos.

Trump y sus relaciones con Rusia

Trump ha sido durante mucho tiempo un admirador de hombres y gobernantes fuertes. Durante la campaña electoral, felicitó a Saddam Hussein como un ejemplo de un hombre que sabía cómo tratar con los grupos terroristas islámicos. También elogió a Putin, el presidente ruso como un fuerte gobernante. El hecho de que quedó atrapado en una controversia con la conexión rusa socavó su capacidad para restablecer las relaciones con Rusia.

Promesas de la campaña de Trump

Trump es un hombre que actúa según sus ideas, y no le molesta lo que el mundo piense.

Él es muy diferente de los presidentes anteriores. Un ejemplo es su reconocimiento de Jerusalén como la Capital de Israel. Esta fue una promesa electoral, y a diferencia de los presidentes anteriores que se sentaron sobre el tema, Trump lo ejecutó y había ordenado que Jerusalén sea reconocida como la capital de Israel y la embajada se trasladó allí.

Rusia niega haber tenido participación en los hechos

El desertor ruso que fue espía antes para Rusia recibió un tipo especial de gas nervioso que está prohibido. Es posible que haya sido infectado con el gas por órdenes de las agencias de inteligencia rusas que querían hacer un ejemplo de lo que le sucede a un desertor. Pero al mismo tiempo, no han surgido hechos concretos de la participación de Rusia, y la nación Rusa ha negado todas las acusaciones. De todos modos, incluso si los rusos hubieran llevado a cabo el ataque, no lo habrían admitido, por lo que esta negación es una formalidad.

Theresa May está en una situación difícil, debido a que el Reino Unido ya no es una potencia mundial. Trump tampoco ha condenado inequívocamente a Rusia, por lo que May tiene un brazo atado a sus espaldas.