26 días después del referéndum el parlamento de Cataluña declaró su independencia [VIDEO], mientras Mariano Rajoy prepara la intervención de Cataluña muchos de los inmigrantes que viven en esta comunidad autónoma se encuentran en total incertidumbre sobre el futuro de su estatus migratorio.

El texto que declara a Cataluña como República señala el interés de firmar un “tratado de doble nacionalidad” con España y normas para obtener el pasaporte catalán. De igual manera se ha hablado de que no se impondrá el catalán como idioma oficial, descartando una de las dudas en la comunidad migrante pero dejando otra ¿si Cataluña se independiza se van a expulsar a los inmigrantes?

Inmigrantes en Cataluña

El Instituto de Estadísticas de Cataluña (Idescat) señaló que en el 2016 existían 1.104.782 extranjeros con autorización de residencia de los cuales 192.479 pertenecen a América.

España ha sido atractiva para la comunidad latinoamericana debido a una mayor facilidad a la hora de la reubicación familiar en comparación a otros destinos migratorios como Estados Unidos.

Entre las poblaciones con mayor número de migrantes en esta comunidad están Perú, Ecuador, Colombia y Bolivia. Los inmigrantes ecuatorianos pidieron a sus representantes políticos que medien en esta situación ya que dicen desconocer qué pasará con su situación migratoria.

Aunque se especula que quienes tienen la nacionalidad española o han iniciado un trámite para solicitarla podrán optar por la doble nacionalidad, pero quienes no la han presentado encuentran un vacío de información que se deberá llenar una vez que se legisle el tema. Se desconoce si accederán a la doble nacionalidad o solo a la nacionalidad catalana.

Emigrantes de Cataluña

Del mismo modo se crea un vacío de información con lo qué pasará con los emigrantes españoles en los distintos países de América Latina sobre si podrán tener acceso al pasaporte catalán de provenir de esta comunidad. Quienes después de la crisis económica migraron a América en busca de mejores oportunidades laborales atraídos principalmente por los convenios de distintos gobierno como el programa Prometeo en Ecuador.

Algunos países de Latinoamérica como México, Brasil, Chile y Bolivia se han pronunciado igual que la Unión Europea en contra de la Independencia, otros mantienen el silencio y solo Venezuela se manifestó a favor. El silencio se mantiene en la comunidad americana después de proclamarse la Independencia.