El precio de la luz subió un 27%, alcanzando los 16,81 céntimos kilovatio hora (kWh), esto ocurre en medio de la borrasca Filomena, que ha dejado a su paso las temperaturas más bajas registradas este invierno. A esto se le suma las restricciones de movilidad impuestas por la pandemia por el coronavirus, que hace que las personas pasen más tiempo en sus casas.

La factura de la luz supera los 80 euros en plena oleada invernal

Con ese aumento la factura total de la luz se sitúa en los 80,71 euros, lo que supone un aumento del 19,3% en comparación los 67,67 euros que costaba el año pasado en la misma temporada del año, por lo que puede representar un duro golpe duro en la economía de muchas familias.

La demanda eléctrica llegó 752.000 MWh el día jueves, según los datos de Red Eléctrica de España (REE), operador del sistema, y el máximo que se ha registrado es de 41.334 MWh a las 13:40 horas.

El precio de la electricidad para este jueves 8 de enero en el mercado mayorista se ubica en una media de 88,93 euros por megavatio hora (MWh) y según los datos del Operador del Mercado Eléctrico (Omie) se calcula que el precio sobrepasará los 100 euros (pudiendo alcanzar los 108,97 euros) por MWh entre las 20.00 y las 21.00 horas.

El gas aumentó en un 22%

El aumento de la electricidad impacta en el precio del gas, según los datos de Mibgas (Mercado Ibérico del gas), el precio del gas se ubico este jueves en los 38,9 euros por MWh. Según datos de Facua, el usuario promedio del gas no gastaba más de 80 euros en este servicio, esto desde diciembre del 2018.

En el año 2019 tuvo su su primer aumento, pasando la tarifa mensual media del kWh de 64,62 euros en el año 2019 a 69,28 euros.

La necesidad de ahorrar en la factura

Ante el aumento de tarifas hay una serie de medidas que los usuarios pueden realizar para que no impacte tanto. Entre estas medidas están:

  • Comprar electrodomésticos que no necesiten consumir tanta energía eléctrica, especialmente en los frigoríficos, los congeladores, lavadoras y los lavavajillas que tienen un mayor consumo eléctrico (hasta el 60% del gasto en electricidad)
  • Invertir en bombillas LED, estas si bien son más caras, tienen una duración más larga que las bombillas tradicionales (entre 10 a 35 años) y un menor consumo de electricidad.
  • Desenchufar los electrodomésticos que no se usan, ya que aún apagados, siguen consumiendo electricidad.
  • No elevar demasiado la calefacción .Se calcula que cada grado menos de temperatura dentro de casa representa un ahorro de entre el 7 al 11% en la energía utilizada. IDEA recomienda una temperatura entre los 20 y 21ºC.
  • Aprovechar las tarifas con discriminación horaria. Si se concentra el 30% del consumo en el horario más barato se puede ahorrar un aproximado del 30 al 50% en la factura de la luz.
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!