La paciencia de Lionel Messi está a punto de agotarse. El último pinchazo ante el Valencia en el Camp Nou, en el que el FC Barcelona desperdició un marcador de 2-1 a favor a falta de veinte minutos, ha supuesto una decepción mayúscula.

El conjunto catalán ha dejado pasar la oportunidad de sumar su tercer triunfo consecutivo para reengancharse a la Liga. A día de hoy parece muy difícil que el equipo de Koeman tenga alguna posibilidad estando a ocho puntos del Atlético de Madrid, el líder y a cinco de Real Madrid.

Descolgados de la Liga, las opciones del FC Barcelona para no encadenar otro año en blanco pasan por la Copa del Rey y la Champions League.

En esta última le espera el Paris Saint-Germain, finalista el pasado curso. Messi y su entorno temen, dado el nivel que muestra el equipo, que este sea incapaz de competir y se lleven otra goleada escandalosa como la sufrida ante el Bayern de Munich.

Sin socios de calidad y cada día más desmotivado

Aseguran que el jugador argentino se siente muy solo al construir el juego de ataque del FC Barcelona. La conexión con Antoine Griezmann no termina de funcionar, el feeling con el francés es prácticamente nulo y ni uno ni otro se sienten cómodos con el otro sobre el campo.

Por otra parte, Martin Braithwaite es claramente un jugador de escasa calidad, muy por debajo del nivel medio que se le presupone al Barça. Ousmane Dembélé está, un año más, fuera de combate por las lesiones y no consigue la regularidad necesaria para demostrar su valía.

Messi ha tenido que hacer la guerra por su cuenta en los últimos partidos, con jugadas individuales, sin encontrar socios en la delantera con los que llegar a puerta. Solo De Jong, que le puso un balón exquisito en el partido frente al Levante, ha proporcionado una asistencia al rosarino.

¿Podrá el Barça retener a Messi para la próxima temporada?

El entorno de Messi entiende que con un equipo en el que la calidad brilla por su ausencia, cuya plantilla está envejecida y acomodada, depende exclusivamente de él y no vislumbra brotes verdes, no se puede competir contra los mejores clubes del mundo.

El futuro del jugador argentino sigue siendo una incógnita, aunque en su círculo más íntimo aseguran que ya ha tomado una decisión sobre dónde jugará el año que viene. Tras los rumores que lo sitúan en París, Joan Laporta, candidato a la presidencia del Barça, ha hablado con él y le asegura un proyecto ganador, pero el rosarino no quiere comprometerse hasta comprobar si se realizarán fichajes que mejoren a la plantilla actual y alivien la situación económica.

"La Pulga" sigue marcando goles

Mientras su frustración deportiva crece, Messi sigue sumando goles. El último encuentro igualó el récord de goles de un jugador con un mismo club que ostentaba Pelé, con 643 tantos. El rendimiento de Messi es, a todas luces, indiscutible pero, ¿cuánto tiempo aguantará tirando del carro él solo? No parece que mucho.

En el Fútbol solo hay una cosa que cambia las dinámicas negativas: los puntos. El Barça tiene por delante tres partidos contra equipos modestos consecutivos: Valladolid, Eibar y Huesca. Todo lo que no sea conseguir doce puntos será un fiasco y Messi no está para más decepciones.

Sigue la página FC Barcelona
Seguir
Sigue la página Fútbol
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!